Just another WordPress.com site

REFLEXIONES

Deseos Por Navidad…

navidad2


… De Un Extranjero Para Perú…

 

Saludos!!!

Modestia aparte… hay momentos en los que uno se siente tan feliz por lo que le atañe al lugar donde nació… pero esa felicidad se convierte en inconmensurable, siendo acompañada por algo de orgullo, cuando advierte que alguien… quien no es del sitio señalado, escribe cosas tan hermosas… y, tal vez mejor que alguien oriundo de dicho lugar.

… Cuento con el aprecio de Lyda Van Hesteren, dilecta y singular amiga, quien radica en Holanda y, me alcanzó en forma tan abierta como sencilla el poema que adjunto… diciéndome simplemente…

“Pensar que lo hizo verdaderamente un extranjero!!!… Un fuerte abrazo.”

Anoto que los nombres y lugares citados por el autor de dicho poema son considerados célebres en Perú…

A ver… qué piensas al respecto…

… Que el signo vital del entorno natural de cada quien, esté enmarcado en los sentimientos propios…

Con afecto… lo mejor en tu camino…

 

DE UN EXTRANJERO

De Manuel E. Valladares

(poeta salvadoreño)

Cuando yo deje este mundo, como todo ser humano,

me iré con dolor profundo, por no haber sido peruano

pero me iré sin rencor ni despecho alguno,

porque yo tuve el honor de conocer a más de uno.

Pido que en mi funeral, me prendan más de una vela,

me canten “El cóndor pasa” y la “Flor de la Canela”

cuando me estén enterrando, quiero que sea algo bello,

que lloren “Los Morochucos” y me canten “El Plebeyo”.

Le pediré a mi familia que a pesar de mis costumbres,

me saquen de New York y que me entierren en Tumbes.

Les pediré un gran favor, si les gusta lo que he dicho,

que me hagan el novenario en el monte Machu Picchu.

Que me entierren una noche mientras la luna ilumina,

y que mi ataúd vaya cargado, por mi amigo Mauro Mina,

cuando Maurito se canse que me carguen unas llamas

y que atrás vayan cantando muy tristemente “Los Chamas”.

Que muestren muchos dolores, que vayan todos los días,

a poner un ramo de flores acompañados por Cubillas.

Que escriban sobre mi cripta que mi mas hermoso sueño

además de ser peruano, era haber sido limeño,

cuando descanse en la fosa y mi alma agarre vuelo,

yo quiero que en vez de un ángel, un Cóndor me suba al cielo.

Pero si voy para abajo, escuchen bien lo que hablo

muy tranquilo y sin relajo, así yo le diré al diablo:

prepara tu voz cornudo, prepárala porque tú,

cantarás fuerte y agudo conmigo, ¡¡viva el Perú!!

Y si no lo cantas bien te disculpas, y te me hincas,

respetarás Oh malvado, al Imperio de los Incas,

ahora vas a beber Pisco y Chicha en una barra

y vas a cantar conmigo, “Cuando llora mi guitarra”

y no importa donde vaya, sea arriba o sea abajo,

gritaré todos los días, ¡¡¡VIVA EL PERU CARAJO!!!


Alogo Sobre El Éxito…

Saludos!!!

Es hermoso ver ejemplos vivos de personas que creen en el poder del pensamiento y del estado interno…

Es que son seres que creen y conocen el éxito…

Y, el éxito no es siempre lo que ordinariamente mucha gente imagina.

… No es reflejo de los títulos que se tenga, sean de nobleza o académicos, ni de la sangre heredada o de la escuela donde se estudió.

… No es eco de las propiedades o bienes que se tenga.

… No es repercusión del status laboral que se ostenta… de si se es superior o subordinado, o si se escaló a la siguiente posición en el trabajo o si uno se encuentra en la ignorada base de la misma.

… No es respuesta al lugar social que se tiene… o si se sale en los periódicos.

… No tiene que ver con el poder que se ejerce o si se es un buen administrador… si se habla bonito… o si las luces le siguen a uno cuando lo hace.

… No es reverberación de la tecnología que se emplea, por brillante y avanzada que ésta sea.

… No es representación de la ropa que se usa o si se goza de un tiempo compartido… o si se va con regularidad a la frontera o… si después del nombre se colocan siglas deslumbrantes que definen cierto status para el espejo social.

… No es respuesta sobre si se es emprendedor, de si se domina varios idiomas… si se es atractivo, joven o viejo.

El éxito…

… Se debe simplemente al empeño que se ha realizado… es la respuesta del esfuerzo que se emplea para conseguir tal o cual meta… lo que es diferente del triunfo, ya que en el triunfo se necesita la participación de otra u otras personas, lo que se convierte en competencia… el éxito, en cambio, es subjetivo, personal único y, por lo tanto especial…

Y, ello puede reflejarse en cuánta gente le sonríe a uno, a cuánta gente se ama y cuántos admiran la sinceridad y la sencillez del espíritu que se tiene.

… Se trata de que le recuerden a uno cuando no se está.

… Se refiere a cuánta gente se ayuda… a cuánta se evita dañar y si se guarda o no rencor en el corazón.

… Es consecuencia de vivir con la conciencia tranquila tras haber empeñado todo ardor en conseguir lo que se desea…

… Es sentir en forma viva si los sueños que se tuvieron, se convirtieron en realidad…

… Es saber que lo conseguido no causó desdicha ni hirió a nadie.

… Es ver la inclusión con los semejantes… no el control sobre los demás… es abrirse y no simular.

… Es resultado nato del uso de la razón y del corazón, haciendo acopio de la generosidad.

… Es haber utilizado la bondad, el deseo de servir, la capacidad de escuchar y… valorar la conducta ajena…

… No es acerca de cuántos le siguen a uno, sino de cuántos realmente le aman.

… No es convencer… es conseguir la credibilidad.

… Es equilibrio… justicia, del bien ser que conduce al bien tener y al bien estar.

… Es conseguir con la conciencia tranquila, con la dignidad invicta… el deseo de ser más… no de tener más.

… En definitiva…. se trata de saber recibir y dar amor… consiguiendo lo que se anhela…

… San Francisco de Asís decía…. Empieza por hacer lo necesario, luego lo que es posible y, pronto te encontrarás haciendo lo imposible

… Por su parte, un insigne personaje del siglo pasado, quien es uno de los ejemplos vivos a los que me refería al comienzo de esta nota… el Dr. Christiaan Neethling Barnard (8 de noviembre de 1922 – 2 de septiembre de 2001), fue un médico cirujano sudafricano que pasó a la historia por ser el primero en realizar un trasplante de corazón humano del que se tiene constancia.

… Pero, además de su gran maestría profesional, poseía también sabiduría interior… así, escarbando en los anales de sus escritos, se encuentra uno muy singular e interesante… el que dejo para que degustes de la exposición interior de un gran hombre… y que nos enseña mucho sobre lo que es el éxito…

… Que el éxito y la superación sean estandartes en tu camino.

Poema Del Éxito

Si piensas que estás vencido, lo estás.

Si piensas que no te atreves, no lo harás.

Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes, no lo lograrás.

Si piensas que perderás, ya has perdido.

Porque en el mundo encontrarás

que el éxito comienza con la VOLUNTAD.

 

Todo está en el estado mental.

Porque muchas carreras se han perdido

antes de haberse corrido,

y muchos cobardes han fracasado

antes de haber su trabajo empezado.

 

Piensa en grande y tus hechos crecerán.

Piensa en pequeño y quedarás atrás.

Piensa que puedes y podrás.

 

Todo está en el estado mental.

Si piensas que estás aventajado, lo estás.

Tienes que pensar duro para elevarte.

Tienes que estar seguro de ti mismo

antes de intentar ganar un premio.

 

La batalla de la vida no siempre la gana

el hombre más fuerte, o el más ligero,

porque, tarde o temprano, el hombre que gana

es el que cree poder hacerlo.

 

Sacado de un poema del Dr. Christian Barnard.


Algo Sobre La Fe…

Saludos!!!

… Si uno ve a una mujer serpenteando de rodillas sobre un pavimento de cemento granulado con la piel descubierta, que le ocasiona dolor, fricción, heridas y displacer, obviamente uno podría atribuir este comportamiento a algún tipo de patología mental… Si yo le contara a alguien que en ciertas latitudes de la tierra hay personas que transitan descalzas sobre las cenizas ardientes que el fuego dejó, podría suponer que le estoy tomando el pelo o que me estoy pasando de sabihondo frente a una supuesta ingenuidad… Si viajásemos en el tiempo y un historiador situado en el futuro, encontrara libros del pasado que versan sobre un personaje que transformaba el agua en vino y hacía que el pan y los peces se multiplicaran, que una vez fallecido podía resucitar y luego convertir enfermos en sanos con el poder de la oración o del tacto, tal vez interpretaríamos estos vestigios bibliográficos como una muestra artístico-cultural de una mitología ajada.

… Todas estas descripciones responden a actos consolidados y sustentados en una de las construcciones humanas que cruzan la historia, la experiencia, la educación, la genialidad y el poder de la convicción de quienes la sustentan. Me refiero a aquella ilación que identificamos consensualmente como fe… y aquello que entendemos como fe es un concepto móvil, dinámico, psicosocial que pretende otorgarnos una continuidad adaptativa frente al contingente de la experiencia.

… La fe le permite al individuo entender, explicar y justificar un sinfín de actitudes, hechos, y pensamientos que bajo un formato exclusivamente racional no tendrían cabida. Ésta libera en muchos casos (aunque no en todos) la incertidumbre que la disonancia cognitiva genera en el aparato mental cuando el sujeto, convertido en humano, al socializar se ve enfrentado a situaciones que desequilibran los entendimientos fortificados hasta ese momento por la experiencia.

La fe es conceptuada por la lengua española como “la creencia en algo sin la necesidad de que haya sido confirmado por la experiencia o la razón, o demostrado por la ciencia — como un conjunto de creencias de una religión, la confianza en el éxito de algo o alguien, el testimonio o la aseveración de que una cosa es cierta o como un documento que certifica la verdad de algo.”

Encontramos otro concepto… “La fe es, generalmente, la confianza o creencia en algo o alguien. Puede definirse como la aceptación de un enunciado declarado por alguien con determinada autoridad, conocimiento o experiencia.”

Las causas por las cuales las personas se convencen de la veracidad de una fe, dependerán de los enunciados filosóficos en los que las personas confían. La palabra «fe» puede también referirse directamente a una religión o a la religión en general, sin embargo, tener fe no implica tener una religión… Al igual que la “confianza”, la fe implica un concepto de eventos o resultados futuros, y puede o no carecer de un mínimo de pruebas.

Finalmente… sin ánimo de agotar el tema, el que, de por sí, es amplísimo, citaré algo de la Biblia… “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”  Hebreos 11:1

Cada quien podrá abarcar su extremo necesario pero, para ilustrar algo de la fe, inserto un cuento al respecto…

Que la magia del amor, el brillo de la fe y el aleteo permanente de la esperanza estén siempre en tu camino…

 

Un Cuento Acerca De La Fe…

 

El pequeño Roberto asistía a la primaria y la maestra les encargó una tarea: “investigan qué es la fe en Dios”.

Intrigado, de regreso a casa le preguntó a su tío “¿Qué es la fe en Dios? Me la dejaron de tarea en la escuela”.

Con una amplia sonrisa, su tío le respondió: “¿En verdad quieres saber lo que es la fe en Dios?”.

 “Si”, respondió Roberto.

Bien, vamos a la playa y te lo enseñaré.

Roberto vivía en las paradisíacas playas de Cancún.

Una vez que llegaron, le entregó el chaleco salvavidas y las aletas.

 “Pero yo no se nadar” dijo Roberto.

 “Lo se”, le dijo el tío, “póntelos de todas maneras”.

Lo hizo.

 “Ahora, comienza a caminar hacia el mar de espaldas. Llegará un momento en el que sentirás que tus pies no tocan tierra. Déjate ir y arrójate de espaldas. No te hundirás, ya que el chaleco te hará flotar”.

Roberto estaba aterrado “No tío, no quiero”.

 “¡Hazlo!” Le respondió “Estaré junto a ti para que no temas. Así que tranquilo”.

Roberto confió en su tío. Mientras caminaba de espaldas llegó un momento en el que sintió que no tocaba tierra. Dudó. Pero recordó las palabras de su tío, aparte de que lo tenía cerca.

En un acto de valor, dio el siguiente paso ¡Ya no tocaba tierra! Sin embargo, flotó en el mar gracias al chaleco. Se sintió emocionado ante la experiencia y feliz.

Ambos salieron del mar. Camino a casa, su tío le explico:

 “En esto consiste la fe en Dios: el mar representa la vida. Yo represento a Dios y el chaleco representa la fe. Cuando te adentres en el mar de la vida y sientas que la lógica no puede ayudarte a salir a flote de tus problemas, hasta perder el piso, debes creer que el chaleco de la fe te salvará. Dios estará siempre cerca de ti, pero depende de que te atrevas a dar el primer paso de confiar en EL, vistiéndote el chaleco de la fe y arrojándote con el, para que puedas flotar en el mar de la vida con total paz y tranquilidad”.

Roberto quedó maravillado con la explicación de su tío y le dio las gracias. Cabe mencionar que la maestra quedó impresionada con la tarea y sacó la nota más alta de la clase.

Edgar Martínez (Webmaster)

México


La Escalera Del Movimiento…

Saludos!!!

Adonde quiera que vayas y con quien quiera que te encuentres, allí hallarás a tu amor propio… si te estimas…

… En algún momento me llegó un tema interesante… “La Escalera Del Movimiento…”

Recordé entonces una cita de Louise Hay… “Para cambiar tu vida por fuera debes cambiar tú por dentro. En el momento en que te dispones a cambiar, es asombroso cómo el universo comienza ayudarte, y te trae lo que necesitas.”

… Me estoy permitiendo alcanzarte hoy lo que recuerdo del tema, habiéndome tomado la libertad de incrustarle y de aderezarle con algo propio…

Que la paz y el amor estén siempre en tu camino…

 

La Escalera Del Crecimiento…

 TODOS VAMOS CAMBIANDO DE NIVEL, COMO CUANDO SUBIMOS UNA ESCALERA.

… Imagina que estás frente a una gran escalera… Tienes a tu lado a una persona que es importante para ti (novio, novia, esposo, amigo), y están tomados de la mano.

Mientras están en el mismo nivel, todo está bien, y lo disfrutan.

Pero de pronto tú subes un escalón, y la otra persona no. Ella prefiere mantenerse en el nivel inicial. No hay problema. Es fácil aun así, seguir tomados de las manos.

Pero tú subes un escalón más, y esa persona se niega a hacerlo. Ya las manos han empezado a estirarse y no es tan cómodo como al principio.

 

Subes un nuevo escalón, y ya el tirón de manos es fuerte… No lo disfrutas, y empiezas a sentir que tu avance se frena… Tú quieres que la otra persona suba contigo para no perderla… pero para ella no ha llegado el momento de subir de nivel, y se mantiene en su posición inicial.

Subes un escalón más, y se vuelve muy difícil mantenerte unido… Te duele, y mucho… Insistes en tu deseo de que esa persona suba, de no perderla, pero tú ya no puedes ni quieres bajar de nivel.

En un nuevo movimiento hacia arriba viene lo inevitable: se sueltan de las manos… Puedes quedarte ahí, llorar y rabiar tratando de convencerla de que te siga, que te acompañe… Puedes incluso bajar de nivel con tal de no perderla, pero ya nada es igual… Por más doloroso y difícil que sea, entiendes que no puedes hacer más que seguir avanzando, y esperar que tal vez algún día compartan el mismo nivel…

Lo que se siente es cierta decepción por la persona que te acompañaba…. No quiso superar… no quiso avanzar en la vida… siguió con su ritmo artificial, aparente, ficticio, artificioso, engañoso y mediocre por no querer brillar y cambiar… Entonces, aparece un sentimiento de lástima y de antipatía por lo que fue esa  persona en quien depositaste ilusión y esperanza… persona que, incluso continúa con su compás de vida insulso y corriente…

¡Contradicción de emociones!!!… ¡Contradicción de sentimientos!!!… rabia por haber perdido tiempo y esfuerzo en alcanzar algo mejor…

 

… Es lo que sucede cuando inicias tu camino de crecimiento interior. En ese proceso pierdes no sólo personas sino muchas cosas: amigos, trabajo, pertenencias, todo lo que no coincide en quien te has convertido…

Cierto es que todo crecimiento es personal, individual, no grupal… Por eso, a guisa de consuelo, no hay que perder la esperanza de que quizá después de un tiempo… las otras personas decidan emprender su propio camino y te alcancen… o… suban incluso más que tú… Te queda la resignación de saber que es importante que no puedes forzar a nadie… así sea por su propio bien.

Quizá, en tu escalera para convertirte en mejor persona, te quedes solo un tiempo. Y duele… ¡Claro que duele!!!… Y mucho… Pero a medida que avanzas te vas encontrando con otras personas más afines a ti… Personas que con su propio esfuerzo están en el nivel al que pudiste llegar.

 

… Allí ya no hay dolor, ni apego, ni lástima, ni decepción, ni sufrimiento… Hay amor, comprensión, respeto.

Y, es que la vida es una infinita escalera, donde vas encontrando personas que te acompañan… Y si alguien cambia, la estructura se acomoda.

A todos nos cuesta soltarnos. Y después de una fuerte ruptura uno sigue mirando hacia atrás, esperando un milagro… Y el milagro aparece, pero no de la manera en que uno suponía… Aparece bajo otros nombres, otros cuerpos, otros ideales, otra misión, otro trabajo, otras oportunidades…

Cada pérdida, cada cosa que se va, hay que dejarla ir… Habrá dolor, lástima, decepción, antipatía y, tal vez hasta asco, pero con comprensión más que con resignación… Hay que prepararse para lo bueno que viene a tu vida… Tú sigue avanzando y confía… Porque al final de la escalera se encuentra… tu amor… la tranquilidad… la ilusión hecha realidad… en fin… ¡Tu sueño!!!

 

(Ignoro la autoría del original)

Comentado y arreglado por Emilo Glivel P.A.

18-07-12 hora: 11.53


Algo Sobre La Alegría Como Valor…

Saludos!!!

… Según el diccionario, la palabra alegría deriva del latín alicer-alecris, que significa vivo y animado.

La alegría es una de las emociones básicas, junto con el miedo, la ira, el asco, la tristeza y la sorpresa. Es un estado interior fresco y luminoso, generador de bienestar general, altos niveles de energía y una poderosa disposición la alegría es una emoción, la acción constructiva, que puede ser percibida en toda persona, siendo así que quien la experimenta, la revela en su apariencia, lenguaje, decisiones y actos. La tristeza es la emoción contraria. También se puede definir como el estado de ánimo más confortable por el cual se puede pasar, la tristeza es un factor importante, ya que sin ella no se podría sentir la alegría y según estudios médicos la alegría ayuda a el mejoramiento de la salud. La alegría también para muchos se simboliza con el color cian o amarillo, es también se compara con optimismo o placer, porque si hay alegría hay placer y optimismo.

Que tu vida esté llena de alegría…

 

La Cara Perfecta…

Había una vez un muñeco de papel que no tenía cara. Estaba perfectamente recortado y pintado por todo el cuerpo, excepto por la cara. Pero tenía un lápiz en su mano, así que podía elegir qué tipo de cara iba a tener ¡Menuda suerte! Por eso pasaba el día preguntando a quien se encontraba:

- ¿Cómo es una cara perfecta?

- Una que tenga un gran pico – respondieron los pájaros.

- No. No, que no tenga pico -dijeron los árboles-. La cara perfecta está llena de hojas.

- Olvida el pico y las hojas -interrumpieron las flores- Si quieres una cara perfecta, tú llénala de colores.

Y así, todos los que encontró, fueran animales, ríos o montañas, le animaron a llenar su cara con sus propias formas y colores. Pero cuando el muñeco se dibujó pico, hojas, colores, pelo, arena y mil cosas más, resultó que a ninguno le gustó aquella cara ¡Y ya no podía borrarla!

Y pensando en la oportunidad que había perdido de tener una cara perfecta, el muñeco pasaba los días llorando.

- Yo solo quería una cara que le gustara a todo el mundo- decía-. Y mira qué desastre.

Un día, una nubecilla escuchó sus quejas y se acercó a hablar con él:

- ¡Hola, muñeco! Creo que puedo ayudarte. Como soy una nube y no tengo forma, puedo poner la cara que quieras ¿Qué te parece si voy cambiando de cara hasta encontrar una que te guste? Seguro que podemos arreglarte un poco.

Al muñeco le encantó la idea, y la nube hizo para él todo tipo de caras. Pero ninguna era lo suficientemente perfecta.

- No importa- dijo el muñeco al despedirse- has sido una amiga estupenda.

Y le dio un abrazo tan grande, que la nube sonrió de extremo a extremo, feliz por haber ayudado. Entonces, en ese mismo momento, el muñeco dijo:

- ¡Esa! ¡Esa es la cara que quiero! ¡Es una cara perfecta!

- ¿Cuál dices? – preguntó la nube extrañada – Pero si ahora no he hecho nada…

- Que sí, que sí. Es esa que pones cuando te doy una abrazo… ¡O te hago cosquillas! ¡Mira!

La nube se dio por fin cuenta de que se refería a su gran sonrisa. Y juntos tomaron el lápiz para dibujar al muñeco de papel una sonrisa enorme que pasara diez veces por encima de picos, pelos, colores y hojas.

Y, efectivamente, aquella cara era la única que gustaba a todo el mundo, porque tenía el ingrediente secreto de las caras perfectas: una gran sonrisa que no se borraba jamás.

Autor: Pedro Pablo Sacristan

 

LA ALEGRÍA

Se puede definir a la alegría como algo simple cuya fuente más grande y profunda es el amor. Sin embargo, no es tan sencilla como parece. La alegría es un gozo del espíritu. Nosotros somos seres que experimentamos diferentes sensaciones, el dolor, el sufrimiento, pero también las emociones opuestas a estas, el bienestar y la felicidad.

La alegría es un gozo opuesto al dolor, ya que la primera proviene del interior. Es decir, desde el centro de nuestra mente, de nuestra alma. Todo ello se manifiesta con un bienestar, una paz reflejada en todo nuestro cuerpo. Por ejemplo, sonreímos, tarareamos, silbamos y por sobre todas las cosas nos volvemos más afectuosos. Tal es así, que este estado suele contagiar a quienes nos rodean.

Decidir cómo afrontar con nuestro espíritu las cosas que nos rodean, es la actitud por la cual surge la alegría. Es decir, no dejarse afectar por las cosas que los rodean y decir que su paz sea mayor que las cosas externas, por lo que esta alegría podríamos decir proviene de adentro.

Su fuente tradicional, intensa y grandiosa es el amor, especialmente en pareja. Cabría preguntarnos ¿por qué?, es muy simple. El amor rejuvenece y es una fuente espontánea y profunda de alegría. Por lo tanto, ese amor es el principal combustible para estar alegres.

Nuestra alegría es algo que lo pensamos muy poco, sin embargo surge en aquellos momentos de manera espontánea y por diversos motivos. Por lo que dejamos que la vida siga su marcha, sin ser conscientes de que la alegría se construye, por lo que siempre la buscamos.

Tomar con poca seriedad nuestras obligaciones y compromisos para vivir tranquilos y por ende estar alegres, no es la solución más adecuada. Tal es así, que aquella persona que busca evitar la realidad, gana una alegría forzada, es decir, vive inmerso en la comodidad y en la búsqueda de placer, lo cual tiene una corta duración.

Entonces, para vivir el valor de la alegría, debemos ver lo bueno que hacemos con voluntad, esfuerzo, energía y cariño. Desde el trabajo que se realiza, por mas que sea el mismo todos los días, ya que él beneficia a otras personas, a la familia, pero también lo hace a uno mismo. 

Por otra parte, la satisfacción de proporcionar educación, alimentos y cuidados a tu familia; hace que la persona sienta gusto por su júbilo. El tener amigos y vivir en armonía con la sociedad; mantener buenas relaciones con los vecinos, ser aceptado por la educación y respeto demostrado ante los demás, el cuidado del medio ambiente y la participación en iniciativas de ayuda a los más necesitados; son motivos de gozo y satisfacción interior.

 Ayudar, sin interés alguno y por el simple hecho de sólo querer hacerlo, da la sensación de que el valor de la alegría está totalmente distanciado del egoísmo. Y esto es así, ya que todas las personas están primero que la nuestra.

La sensación del deber cumplido, cada vez que realizamos algo bueno, con sacrificio o no, y con desprendimiento de nuestra persona y de nuestras cosas, nos excede de paz interior, y eso es alegría.

 Por lo tanto, todo lo que apreciamos y valoramos en la vida, se debe al esfuerzo que pusimos para lograrlo y alcanzarlo, entonces su consecuencia más inmediata serán los beneficios que obtendremos de ese desempeño.

Ahora, algo importante a no olvidar, es que un motivo suficiente de alegría y de fiel agradecimiento, es el poseer vida. Y sin lugar a dudas, que por más circunstancias adversas que se nos presenten, siempre sacaremos de nosotros algo positivo y de provecho para ayudar a los demás. 

Y por último, hay que acordarse que todas las personas somos capaces de dispersar desde lo más adentro de nuestro ser: alegría. Simplemente con una sonrisa o con actitudes serenas, se exteriorizará este goce, lo cual es propio de una persona que sabe apreciar y valorar todo lo que existe a su alrededor. La capacidad de experimentarla se aprende, se cultiva, y por ende,  se incrementa.

 

Emilio Glivel P. A.


Algo Sobre la Infidelidad Como Valor…

Saludos!!!
En anterior oportunidad envié el tema “Algo Sobre Los Valores…”
Continuando en ese sentido, hoy te alcanzo respecto de la fidelidad como valor… La fidelidad es un valor fundamental… No es lo mismo que la lealtad, pues ésta última se refiere muy directamente con amigos, amistades, familiares y compañeros de trabajo… Sin embargo la fidelidad como valor se aplica más directamente a las relaciones de pareja entre novios y entre esposos, y hoy quiero profundizar en este tema, porque no es necesario sufrir la infidelidad de la pareja para entender que este es un valor fundamental… pienso que hay que estar consciente del tema para caminar de frente hacia la pareja… de esta manera no se lastima ni la persona inmiscuida ni a la pareja…
Para el efecto, te alcanzo en primer lugar un cuento… ojala te guste… y algo sobre la Fidelidad como Valor…
Con Dios y la Virgen… que cada momento en tu vida sea mejor que el anterior.
 
Un Cuento Bonito
 
Un matrimonio bautizó con la palabra “Increíble” a su hijo, porque tenían la certeza que haría increíbles cosas a lo largo de su vida.
 
Lo cierto es que, lejano a aquel mandato familiar, Increíble tuvo una vida equilibrada y tranquila. Se casó y fue fiel a su esposa durante setenta años.
 
Los amigos le hacían todo tipo de bromas, porque su nombre no coincidía con su estilo de vida.
 
Justo antes de morir, Increíble le pidió a su esposa que no pusiera su nombre en la lápida, para evitar cualquier tipo de bromas.
 
Cuando murió, la mujer obedeció el pedido, y puso, humildemente: “Aquí yace un hombre que le fue fiel a su mujer durante setenta años”.
 
Cuando la gente pasaba por ese lugar del cementerio, leían la placa y decían: “¡Increíble!”
 

 La Fidelidad Como Valor
Una de las peores consecuencias de la falta de fidelidad o lealtad se puede ver en el rostro de los que luego se arrepienten y ya nada pueden hacer. Los rostros de los infieles y de los engañados llevan una marca de amargura muy difícil de borrar. Por eso para evitar vivir una vida llena de vergüenza y amargura… lo mejor es vivir en completa integridad. El engaño a otros inevitablemente va a rebotar a la persona infiel y, a la larga, quien pierda será la persona causante.
 
Alcanzar el verdadero y único amor es la aspiración más noble del ser humano, sin embargo, el egoísmo y el placer se han convertido en dos gigantes que impiden tener una relación sana, estable y de beneficio para las personas. Hacer conciencia y robustecer el valor de la fidelidad, es una necesidad que nos apremia en beneficio de nosotros mismos, la familia y la sociedad entera. La desconfianza en la pareja tiende a ser uno de los factores más comunes de hoy día, principalmente por una falta de adhesión a unos sanos ideales que valoren la relación de pareja como uno conducente a una felicidad normal con sus altibajos, pero estable.
 
La fidelidad es el íntimo compromiso que asumimos de cultivar, proteger y enriquecer la relación con otra persona y a ella misma, por respeto a su dignidad e integridad, lo cual garantiza una relación estable en un ambiente de seguridad y confianza que favorece al desarrollo integral y armónico de dicha relación.
 
Por extraño que pueda parecer, la fidelidad es anterior a la relación misma; debemos conocer y descubrir realmente lo que buscamos y estamos dispuestos a dar en una relación. La rectitud de intención nos ayudará a superar el egoísmo y hacer a un lado los intereses poco correctos.
 
Así, una relación está destinada al fracaso por desvirtuar el propósito de la misma: Esto sucede con quien busca al mismo tiempo en varias personas a alguien que tenga condiciones que convengan a sus intereses personales, ya sea en presencia, en posición social o económica, etc., etc., etc., buscando solamente satisfacer la vanidad propia o la presunción en sí; peor aún si se pretende a través de esa relación, alcanzar la búsqueda de placer.
 
Poco futuro tiene esa persona cuando no ha entendido que debe haber disposición para compartir, comprender y colaborar al perfeccionamiento tanto propio como de quien ha depositado su confianza y sentimiento en ella.
 
Se puede afirmar que el egoísmo es el mayor peligro para cualquier relación. Aunque no siempre aparece a primera vista, se puede observar que algunas personas se dejan llevar por todo lo que es novedoso: ropa, autos, aparatos…; con el consecuente cumplimiento de sus caprichos, buscando el placer en la comida, la bebida, el sexo y la diversión.
 
Estas personas están en constante peligro de faltar a la fidelidad en cualquier momento, porque su vida está orientada a la novedad, al cambio y a la búsqueda de nuevas experiencias y satisfacciones. Ser fiel cuesta trabajo porque no existe la disposición a dar y a darse. ¿Cómo esperar que una relación no sea aburrida al poco tiempo? ¿Cómo pretender que se eviten nuevas experiencias? Vencer al egoísmo, al placer y a la comodidad con una conducta sobria, garantiza nuestro crecimiento personal, y por ende, el de cualquier relación.
 
La fidelidad no es exclusiva del matrimonio o del concubinato, es indispensable en el noviazgo o relación inicial porque no hay otra forma de aprender a cultivar una relación y hacer que prospere. No está mal que se conozca a distintas personas antes de decidir con quien sacar adelante su proyecto de vida, pero debe hacerse bien, sin engaños, procurando conocer realmente a la persona, dando lo mejor de sí, teniendo rectitud de intención en sus intereses, eso es noble, correcto y sobre todo, fiel.
 
La fidelidad no es atadura, por el contrario, es la libre expresión de nuestras aspiraciones, colma de alegría e ilumina cotidianamente. Una buena relación posee una serie de características que la hacen especial y favorecen a la vivencia de la fidelidad, pero deben cuidarse para que no sean el producto de la emoción inicial:
 
- En el interés por estar al lado de la persona, se procuran detalles de cariño y momentos agradables.
 
- Constantemente realizar un esfuerzo por congeniar y limar las asperezas, procurando que las discusiones sean mínimas para lograr la paz y la concordia lo más pronto posible.
 
- Dar poca importancia a las fallas y errores de la pareja, hacer todo lo posible por ayudar a que las supere con comprensión y cariño.
 
- Ser cada vez más felices en la medida que se “avanza” en el conocimiento de la persona y en la forma en la que corresponde a nuestra ayuda.
 
- Compartir alegrías, tristezas, triunfos, fracasos, planes… todo.
 
- Por el respeto que merece la pareja, cuidar el trato con personas del sexo opuesto, con naturalidad, cortesía y delicadeza; que a final de cuentas, es el respeto que se tiene para sí.
 
La fidelidad no es sólo la emoción y el gusto de estar con la pareja, es la lucha por olvidarnos de pensar únicamente en el propio beneficio; es encontrar en los defectos y cualidades de ambos la oportunidad de ser mejores y así llevar una vida feliz.
 
Sin lugar a dudas, cuando se es fiel se puede decir que nuestra persona se perfecciona por la unión de dos voluntades orientadas a un fin común: la felicidad del otro. Cuando este interés es auténtico, la fidelidad es una consecuencia lógica, gratificante y enriquecedora.
 
Vivir la fidelidad se traduce en la alegría de compartir con alguien la propia vida, procurando la felicidad y la mejora personal de la pareja, generando estabilidad y confianza perdurables, teniendo como resultado el amor verdadero.

Alma De Mujer…

Saludos!!!
Con el respeto de quien piense lo contrario… siempre he pregonado que, para mí, la mejor creación de Dios en la Tierra es la Mujer… pero la creación más maravillosa de Dios en el Universo… es la Madre…
Hoy te alcanzo algo sobre la Mujer… desconozco al autor… pero encierra algunos preceptos lindos.
Que siempre haya paz y amor en tu vida.
 
ALMA DE MUJER
 
Nada más contradictorio que ser mujer…
Mujer que piensa con el corazón, actúa por la emoción y vence por el amor…
Que vive un millón de emociones en un sólo día, y transmite cada una de ellas con una sola mirada…
Que vive buscando la perfección y vive tratando de buscar disculpas para los errores de aquellos a quienes ama…
Que hospeda en el vientre otras almas, da a luz y después queda ciega, delante de la belleza de los hijos que engendró…
Que da las alas y enseña a volar pero no quiere ver partir los pájaros, aún sabiendo que no le pertenecen…
Que se arregla toda y perfuma la cama, aunque su amor no perciba más esos detalles…
Que como una hechicera transforma en luz y sonrisa los dolores que siente en el alma, sólo para que nadie lo note…
Y aún tiene fuerzas, para dar consuelo a quien se acerca a llorar sobre su hombro…
Feliz del hombre que tan solo por un día sepa, entender el alma de la mujer!!!
Desconozco su autor

El Trabajo Más Difícil Del Mundo…

Saludos!!!

Presentando mis disculpas al insigne Ramón Ángel Jara, quiero empezar este escrito con unos versos de un escrito suyo “El Retrato De Una Madre”…

Hay una mujer que tiene algo de Dios

por la inmensidad de su amor, y mucho de ángel

por la incansable solicitud de sus cuidados…

Una mujer que, siendo joven, tiene la reflexión de una anciana…

y en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud…

Una mujer que, si es ignorante,

descubre los secretos de la vida con más acierto

que un sabio…

En verdad qué hermosas y acertadas palabras y es que…

¿Acaso no recordamos, por ventura, los años de nuestra infancia?

¿No recordamos esas horas tranquilas en que libre el alma de pesares y el corazón de inquietudes, dejábamos reposar nuestra cabeza en el corazón de una excelsa mujer?

¿No recordamos la ternura con que dicha mujer nos acariciaba, estrechaba las manos e imprimía su ternura en nuestra frente candorosa?

¿No recordamos cuántas veces enjugaba solícita nuestro llanto y nos adormecía dulcemente al eco blando de una balada de amor puro?

¡Oh!!! Estoy seguro que sí recuerdas…

Los que tienen la dicha de ver aún a esa mujer sobre la tierra, deben invocarla con cariño a todas horas. Su nombre está escrito en el corazón: es el nombre más tierno de cuantos encierra el diccionario.

Sólo el nombre de MADRE representa aquella mujer en cuyos senos bebimos el dulcísimo néctar de la vida; en cuyo regazo dejábamos descansar nuestra cabeza. Aquella mujer nos acariciaba, a tal extremo, que oprimía entre sus manos todo nuestro regazo… enjugaba nuestro llanto… nos mecía… o… sólo nos daba una mirada de comprensión, esperanza y mucho amor…

¡Dichosas mil veces las personas que todavía pueden contemplarla con los ojos de la realidad!!!

Nosotros… quienes tenemos ausente a nuestra MADRE, la podemos ver con el corazón,, el alma y el sentimiento…

Podemos verla en el ensueño dorado de nuestro bregar. Si el astro de la noche envía sobre la tierra su pálido resplandor, es fácil imaginar el dicho resplandor es la mirada tranquila y amorosa del ser que nos dio el don divino de la vida…

…. Si a la caída de una tarde melancólica sentimos en este valle un eco vago que se pierde a lo lejos, y que no es el canto de las avecillas ni el murmullo de algún arroyuelo… arrodillémonos… porque… porque ¡Es el aleteo de la oración que por nosotros eleva nuestra MADRE!!!

…. Si en la noche apacible del estío acaricia nuestra frente una brisa consoladora, y que no es el soplo de los campos ni el hálito embalsamado de las flores, estremezcámonos de placer… ¡Es el beso de pureza y de ternura que nos envía desde el cielo nuestra MADRE!!!

… Entonces… sentimos que aunque la muerte nos la haya arrebatado, la MADRE nunca deja de existir… su trabajo continúa…

… … …

… A ti… que eres MADRE… mi ofrenda porque olvides inquietudes y que tu virtud y amor estén presentes junto a la paz, amor y esperanza que tanto te mereces… haciendo de tu vida ese trabajo que te tocó obrar…

¡El trabajo más difícil del mundo!!!

… Pero que es el trabajo que tiene más satisfacción que ningún otro…

¡Feliz Día hoy y siempre…!!!

… Ahora… un obsequio…

La MADRE Es…

 

… Lo que Dios ha guardado…

en un corazón de mujer…

… porque encierra la fragancia de todas las ternuras,

y el canturreo de todas las ondas,

y la consistencia de todas las montañas,

y la nerviosidad de todos los torrentes,

y la frescura de todos los valles,

y la mirada de todas las estrellas,

y la caricia de todas los vientos,

y el beso más puro de todos los labios,

y la paciencia más profunda,

y el infinito celestial en su alma,

y el calor de todos los soles..

en fin…

quien encierra todo lo bueno y bello…

¡Ésa es la MADRE!!!

Emilio Glivel P. A.

13-05-12 hora: 04.57


Un Buen Discurso…

Saludos!!!

Hoy te hago partícipe de algo que me llegó de manos de una buena amiga…

Es increíble comprimir en tan pocas líneas algo que encierra toda una vida…

… Al dejar el cargo de Presidente de Coca Cola, Bryan Dyson manifestó lo incrustado líneas abajo…

Espero te guste y lo disfrutes, como también puedas aplicarlo en lo pertinente…

Que siempre en tu vida tengas paz, amor y esperanza…

 

UN BUEN DISCURSO

 “Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son:

- Tu Trabajo,

- Tu Familia,

- Tu Salud,

- Tus Amigos y

- Tu Vida Espiritual,

Y tú las mantienes todas éstas en el aire.

Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma.

Si la dejas caer, rebotará y regresará.

Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal.

Si dejas caer una de éstas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota.

Nunca volverá a ser lo mismo.

Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.

Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo.

Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos.

Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente.

Y sobre todo… crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno.

Shakespeare decía:

Siempre me siento feliz, ¿sabes por que?

Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele.

Los problemas no son eternos, siempre tienen solución.

Lo único que no se resuelve es la muerte.

La vida es corta, ¡Por eso… ámala.!

Vive intensamente y recuerda:

Antes de hablar… ¡ Escucha !

Antes de escribir… ¡ Piensa !

Antes de criticar… ¡ Examínate !

Antes de herir… Siente

Antes de orar… Perdona

Antes de gastar… Gana

Antes de rendirte… Intenta

ANTES  DE  MORIR… VIVE!!!


El Amor De Dios…

Saludos!!!

Hoy conmemoramos una fecha muy importante… tan importante como es la Navidad…

Existen 3 fechas en el calendario que deben ser tomadas con toda atención e importancia… Navidad… Semana Santa… Pentecostés…

La Primera es se refiere al nacimiento del Hijo de Dios… la Segunda al hecho de que de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. (Juan 3)

Además de lo que ha hecho por nosotros, Dios nos ama de tal manera que si andamos con Él en nuestro caminar diario, en nuestras vidas, si le preguntamos a Él en oración, no dejará de enseñarnos en Su Palabra, de avisarnos, de guiarnos y de darnos señales o sueños para que no erremos en todo lo que emprendamos. Esa compañía Suya es la que nos muestra cada día el amor que nos tiene, y esto lo experimenta cada uno en su intimidad.

Las cualidades del amor de Dios son infinitas, pero podríamos vislumbrar que el amor de Dios procede de la esencia eterna y espiritual de la naturaleza divina; esta le confiere unas cualidades que por naturaleza no sentimos, pero que podemos comenzar a experimentar por el acercamiento de Dios a nosotros.

Al mismo tiempo, el amor de Dios ve mas allá de los límites de nuestro corazón, ve el resultado de Su obra en la dimensión eterna y es paciente, no se queda en el enojo, ni en la ira o en la venganza. En definitiva tiene la mira puesta en lo espiritual.

Por último, la Tercera se refiere a la Manifestación del Espíritu Santo en la Tierra…

Ahora bien, para hoy, quiero alcanzarte a modo de comunicación,, cómo puede ser interpretado el hecho de Jesucristo al dar su vida por nosotros…

El Amor de Dios…

La mayor historia de amor que jamás se ha escrito y la más apasionante es la que encontramos en la Biblia, la historia de amor entre Dios y Su esposa, nuestra alma.

Pero el hombre que no ha nacido de nuevo, de lo alto, es decir del Espíritu, no comprende el amor de Dios. Por ello nuestro propósito ha de ser capacitarnos para que podamos amar con amor de Dios, haciendo uso de las herramientas que Dios nos da en Su Palabra, para que amemos con amor del Espíritu, tanto a los demás como a nuestro esposo espiritual, el Señor.

… La diferencia básica entre el amor de Dios y el del hombre es que Dios ama a los enemigos, la humanidad entera, y no espera la recompensa, es decir no necesita ser amado antes, sino que ama por naturaleza, porque el poder de Su amor es mayor que todo sentimiento que conocemos, y Su benignidad nos guía al arrepentimiento. Dios sabe cuál es el resultado del amor por los enemigos, lo ha visto en la Cruz, Él sabe el resultado en nuestras almas para la eternidad y le ha merecido y le merece la pena de la gran batalla por nosotros, por sus hijos. Un buen padre lucha por sus hijos en el mundo, ¿cómo no lucharía nuestro Padre por nosotros para la eternidad?

El amor de Dios es tan fuerte hacia nosotros que ha dado a Su Hijo Unigénito entregándole en la Cruz para morir en nuestro lugar, por nuestro pecado, o error, debido a nuestra desobediencia a Dios, esto es que queremos que Dios sea como cada uno de nosotros lo concibe en lugar de hacer Su Palabra:

… Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. Esa voluntad es que recibamos al Hijo de Dios como nuestro Salvador, porque Él es el que bautiza con el Espíritu Santo. Esto para los que le hemos oído estando en este cuerpo, pero también se encontrarán con Él y Le oirán tras la resurrección los que tuvieron y tienen un corazón volcado hacia Dios pero no conocieron el Evangelio.

El amor del hombre sin embargo está enfocado básicamente en dos cosas, primero en sus instintos animales, incluida la maternidad, y segundo, el amor del hombre natural le guía a buscar el disfrute egoísta de lo que tiene a su alcance, sin mirar al prójimo. El hombre por lo tanto ama el dinero, el poder, el éxito ante los demás, busca ser reconocido, ser el líder, ganar en la competición a base de humillar y batir a su prójimo, y para ello mata y se está denigrando diariamente, como vemos en su actuar en estas fechas… se celebra con fiesta… y se olvidan el verdadero significado y esencia del hecho Santo…. Ignorando incluso el sentido de lo que representa la Semana Santa…llamando “Pascuas a toda la Semana…. ¡Ayyy! El Ser Humano piensa en sí mismo, ni siquiera mira a su Creador.

El amor del hombre se diferencia poco del amor animal, que es por instinto de supervivencia meramente y como mucho de su propio clan, a veces ni eso, Caín y Abel. Si tuviéramos que hacer un resumen de la humanidad que presentarle a Dios y ver desde fuera el resultado del mundo del hombre, ¿Cómo explicaríamos las atrocidades cometidas, el hambre, las guerras, los gobiernos buscando solo el dinero y el poder? No podemos decir que el hombre tenga amor, sino afán por dominar, no tiene amor de Dios.

Entonces, creo que la mejor manera de demostrar nuestro amor y agradecimiento a Dios es confiando en Él y en nosotros mismos, abarcando el afán de los seres que amamos por ser felices y coadyuvando en su propósito… asimismo, dando siempre a quien necesite lo que buenamente podemos dar…

…. Siempre con Dios y la Virgen… mis mejores deseos.


La Vida…

Saludos!!!

Tras este período pasado casi obligado de recogimiento y reflexión, me permito acercarte algo que tiene que ver con la vida en sí…

… Todas las cosas son bellas si se les ve el lado positivo.

Aunque no es fácil hacerlo pues por lo general nunca tenemos tiempo para analizarlas.

Solo las tomamos en cuenta cuando nos producen dolor.

En esas circunstancias es difícil que veamos algo bueno en ellas.

Por lo tanto sería mejor que tomáramos tiempo en analizarlas; antes de que nos causen dolor para que cuando el dolor venga, aceptemos los hechos con resignación y busquemos solución.

He aprendido que no es fácil… pero es positivo para uno.

Si nos centramos en la solución y no en el dolor será más llevadero alcanzar conclusiones que vayan de acuerdo con nuestras pretensiones.

Sobretodo aprenderemos algo nuevo que nos ayudará a ser mejores en lo futuro… No es sencillo pero hay que hacerlo, aprendiendo de nuestros errores y ser óptimos cada día.

… La vida es como tú desees vivirla… digamos que es una manta en blanco en la que tienes la oportunidad de pintar lo que tú quieres… puedes pintarle colores bonitos, resplandecientes o de acuerdo al gusto que tengas en el momento o ponerle matices grises y negros y, al analizar el resultado, te darás cuenta que, aunque hubo lapsos negros y grises, se ven bonitos en medio de los colores elegidos.

Así, se puede concluir, entonces, que la vida tú la llenas de colores y de matices y, está en ti dejarte llevar por los momentos de tristeza quedándote ahí o enfrentándolos con ánimo y alegría… tu vida está en tus manos. Sé alegre, sé feliz y haz felices a otros…

Esta semana… que sea de recogimiento, meditación y reflexión… para tu bien propio.

… Que la magia del amor, el brillo de la fe y el aleteo permanente de la esperanza estén siempre en tu camino.

Con Dios y la Virgen… mis mejores deseos.

 

Qué es la Vida…

Si la vida es una canción… cántala.

Si la vida es un juego… juégala.

Si la vida es un desafío… enfréntala.

Si la vida es un sacrificio… ofréndala.

Si la vida es amor… entonces vive amando.

Si la vida es una oportunidad… aprovéchala.

Si la vida es hermosa… entonces admírala.

Si la vida es gratitud… saboréala.

Si la vida es un sueño… hazla realidad.

Si la vida es un reto… afróntala.

Si la vida es preciosa… pues cuídala.

Si la vida es riqueza… consérvala.

Si la vida es un misterio… descúbrela.

Si la vida es promesa… cúmplela.

Si la vida es pasión… gózala.

Si la vida es tristeza… adelante, supérala.

Si la vida es un himno… cántale.

Si la vida es una tragedia… domínala.

Si la vida es aventura… vívela.

Si la vida es felicidad… merécela.

Si la vida es vida… defiéndela.

Si la vida es todo… esa vida eres tú

Así que vale la pena luchar y soñar por ella.


Uno Cosecha Lo Que Siembra…

UNO COSECHA LO QUE SIEMBRA …

Una mañana una mujer bien vestida se paró frente a un hombre desamparado, quien lentamente levantó la vista… y miró claramente a la mujer que parecía acostumbrada a las cosas buenas de la vida. Su abrigo era nuevo. Parecía que nunca se había perdido de una comida en su vida. Su primer pensamiento fue: “Solo se quiere burlar de mi, como tantos otros lo habían hecho…”

“Por Favor Déjeme en paz !!” gruñó el Indigente… Para su sorpresa, la mujer siguió enfrente de el. Ella sonreía, sus dientes blancos mostraban destellos deslumbrantes.

“¿Tienes hambre?” preguntó ella. “No”, contestó sarcásticamente. “Acabo de llegar de cenar con el presidente … Ahora vete.”

La sonrisa de la mujer se hizo aún más grande.

De pronto el hombre sintió una mano suave bajo el brazo. “¿Qué hace usted, señora?” -preguntó el hombre enojado. “Le digo que me deje en paz” !!

Justo en ese momento un policía se acercó. “¿Hay algún problema, señora?” -le preguntó el oficial ..

“No hay problema aquí, oficial, contestó la mujer .. “Sólo estoy tratando de ayudarle para que se ponga de pie …

¿Me ayudaría? El oficial se rascó la cabeza. “Si, el Viejo Juan, Ha sido un estorbo por aquí por los últimos años.

¿Qué quiere usted con él?” Pregunto el oficial …

“Ve la cafetería de allí?” -preguntó ella. “Yo voy a darle algo de comer y sacarlo del frío por un ratito.”

“¿Está loca, señora?” el pobre desamparado se resistió. “Yo no quiero ir ahí! Entonces sintió dos fuertes manos agarrandolo

De los brazos y lo levantaron.

“Déjame ir oficial, Yo no hice nada ..”

“Vamos Viejo, esta es una Buena oportunidad para ti,” el oficial le susurro al oido .”

Finalmente, y con cierta dificultad, la mujer y el agente de policía llevaron al Viejo Juan a la cafetería y lo sentaron en una mesa en un Rincón de la cafetería. Era casi mediodía , la mayoría de la gente ya había almorzado y el grupo para la comida aún no había llegado …

El gerente de la cafeteria se acercó y les pregunto. “¿Qué está pasando aquí, oficial?” “¿Qué es todo esto?

Y este hombre esta en problemas?”

“Esta señora lo trajo aquí para que coma algo,” respondió el policía.

“Oh no, Aquí no !” el gerente respondió airadamente. “Tener una persona como este aquí es malo para mi negocio !!!

El Viejo Juan esbozó una sonrisa con sus pocos dientes. “Señora, se lo dije. Ahora, si van a dejarme ir ?. Yo no quería venir aquí desde un principio.”

La mujer se dirigió al gerente de la cafetería y sonrió .. “Señor, ¿está usted familiarizado con Hernandez y Asociados ??, la firma bancaria que esta a dos calles ?”

“Por supuesto que los conozco”, respondió el administrador con impaciencia. “Ellos tienen sus reuniones semanales en una de mis salas de banquetes.”

“¿Y se gana una buena cantidad de dinero con el suministro de alimentos en estas reuniones semanales?”

Preguntó la Señora …

“¿Y eso que le importa a usted?

Yo, señor, soy Penélope Hernandez, presidente y dueña de la compañía “. “Oh Perdón !! dijo el gerente …

La mujer sonrió de nuevo .. “Pensé que esto podría hacer una diferencia en su trato.”

Le dijo al policía, que fuertemente trataba de contener una carcajada. “¿Le gustaría tomar con nosotros una taza de café o tal vez una comida, oficial?” “No, gracias, señora”, replicó el oficial. “Estoy en servicio”.

“Entonces, quizá, una taza de café para llevar ?”

“Sí, señora. Eso estaria mejor”.

El gerente de la cafetería giró sobre sus talones como recibiendo una orden.

“Voy a traer el café para usted de inmediato señor oficial “

El oficial lo vio alejarse. Y opino :”Ciertamente lo ha puesto en su lugar”, dijo.

“Esa no fue mi intención “ dijo la señora … Lo crea o no, tengo una buena razón para todo esto”.

Se sentó a la mesa frente a su invitado a cenar. Ella lo miró fijamente…

“Juan ¿te acuerdas de mí?”

El viejo Juan miro su rostro, el rostro de ella, con los ojos lagañosos “Creo que sí – Digo, se me hace familiar”.

“Mira Juan, quizá estoy un poco mas grande, pero mírame bien”, dijo la Señora… “Tal vez me veo mas llenita ahora… pero cuando tu trabajabas aquí hace muchos años vine aquí una vez, y por esa misma puerta, muerta de hambre y frio.”

Algunas lágrimas posaron sobre sus mejillas…

“¿Señora?” dijo el Oficial, No podía creer lo que estaba presenciando, ni siquiera pensar que la mujer podría llegar a tener hambre.

“Yo acababa de graduarme de la Universidad en mi pueblo”, la mujer comentó. “Yo había llegado a la ciudad en busca de un trabajo, pero no pude encontrar nada. Con la voz quebrantada la mujer continuaba: Pero cuando me quedaban mis últimos centavos y me habían corrido de mi apartamento. Caminaba por las calles, y era en febrero y Hacía frío y casi muerta de hambre. Vi este lugar y entre con una poca posibilidad de que podría conseguir algo de comer. “Con lágrimas en sus ojos la mujer siguió platicando…

Juan me recibió con una sonrisa. “Ahora me acuerdo”, dijo Juan. “Yo estaba detrás del mostrador de servicio. Se acercó y me preguntó si podría trabajar por algo de comer”. “ Me dijiste que estaba en contra de la política de la empresa”.

Continuó la mujer… -Entonces, tú me hiciste el sándwich de carne mas grande que había visto nunca… me diste una taza de café, y me fui a un rincón a disfrutar de mi comida. Tenía miedo de que te metieras en problemas. Luego, cuando miré y te vi a poner el precio de la comida en la caja registradora, supe entonces que todo iba a estar bien”.

“Así que usted comenzó su propio negocio?” El viejo Juan dijo.

” Si, encontré un trabajo esa misma tarde. Trabajé muy duro, y me fui hacia arriba con la ayuda de Mi Padre Dios. Eventualmente empecé mi propio negocio que, con la ayuda de Dios, prosperó ..” Ella abrió su bolso y sacó una tarjeta. “Cuando termines aquí , quiero que vayas a hacer una visita al señor Martínez. Él es el director de personal de mi empresa. Iré a hablar con él y estoy segura de que encontrará algo para que puedas hacer algo en la oficina “.

Ella sonrió. “Creo que incluso podría darte un Adelanto, lo suficiente para que puedas comprar algo de ropa y conseguir un lugar para vivir hasta que te recuperes. Si alguna vez necesitas algo, mi puerta está siempre abierta para ti Juan.”

Hubo lágrimas en los ojos del anciano. “¿Cómo voy a agradecer? , preguntó.

“No me des las gracias”, respondió la mujer. “A Dios dale la gloria. El me trajo a ti.”

Fuera de la cafetería, el oficial y la mujer se detuvieron y antes de irse por su lado .. “Gracias por toda su ayuda, oficial.”

Dijo La Sra. Hernández.”

“Al contrario, dijo el oficial,”, “Gracias. Vi un milagro hoy, algo que nunca voy a olvidar. Y … Y gracias por el café. “…..

Que Dios te bendiga siempre y no te olvides que cuando tiramos el pan sobre las aguas, nunca sabes cuando será devuelto a ti .. Dios es tan grande que puede cubrir todo el mundo con su amor y a la vez tan pequeño para entrar en tu corazón.

Cuando Dios te lleva al borde del acantilado, confía en Él plenamente y déjate llevar.

Sólo 1 de 2 cosas va a suceder, o él te sostiene cuando tú te caes, o te va a enseñar a volar!

El poder de una frase! Dios va a cambiar las cosas hoy y pondrá todo a tu favor. Si crees, reenviarlo, Si tu no crees, elimínalo.

Dios cierra puertas que ningún hombre puede abrir y Dios abre puertas que ningún hombre puede cerrar ..

Si tú necesitas que Dios abra alguna puerta para ti … acércate a Él…

… Desconozco al autor…


Alejandro Magno…

Saludos!!!

Me estoy permitiendo hoy enviarte algo que una dilecta amiga me hizo llegar…. Caramba, que tiene mucho para reflexionar.

Que siempre te vaya bonito…

A veces, es tan cierto lo que nos pasa con las personas que apreciamos.

Los tres últimos deseos de Alejandro El Grande:

Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

1 – Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época.

2 – Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y…

3 – Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos.

Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.

Alejandro le explicó:

1 – Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar.

2 – Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.

3 – Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo.

Al morir nada material te llevas, aunque creo que las buenas acciones son una especie de cheques de viajero.

“El TIEMPO” es el tesoro más valioso que tenemos porque es LIMITADO.

Podemos producir más dinero, pero no más tiempo…

Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar, nuestro tiempo es nuestra vida.

EL MEJOR REGALO que le puedes dar a alguien es tu tiempo y SIEMPRE se le regala a la familia ó a un buen amigo. También debemos hacerlo con el prójimo, sea éste quien sea.

Cuando tengas tiempo… comparte esta reflexión.


Reflexionando Con Un Ejemplo De Jaimito…

REFLEXIONANDO CON UN EJEMPLO DE JAIMITO

Se acercaba la Navidad y Jaimito escribió como cada año su carta a Jesús, aunque este año tenía una petición muy especial: 

Querido niño Jesús:

Este año me he portado muy bien, he sido obediente y he estudiado mucho, por eso quiero pedirte que me traigas una bicicleta nueva.

Atentamente, Jaimito 

Pero al colocar la carta junto al pesebre, se dio cuenta de que la figura de la Virgen María lo miraba fijamente. Jaimito se sintió incomodo, rompió la carta y escribió otra nueva. 

Querido niño Jesús:

Este año me he portado más o menos bien, a veces he obedecido, aunque no he estudiado demasiado, pero por favor tráeme una bicicleta.

Cordialmente, Jaimito.  

Cuando se disponía a colocar la carta junto al pesebre, sintió de nuevo la mirada de la Virgen María que lo observaba fijamente. Nervioso, Jaimito volvió a romper la carta y se dispuso a escribir otra.

Niño Jesús:

No me he portado muy bien este año, no he sido obediente y los estudios me fueron fatal. Pero tú eres bueno y siempre tienes misericordia, además si me traes una bicicleta, prometo que a partir de ahora me portaré bien. Sin más, Jaimito.

Fue de nuevo al pesebre para dejar la carta pensando que esta vez había sido sincero y que por lo tanto no habría problemas, pero se equivocó. La Virgen María seguía mirándole seriamente. Harto ya de esta situación, rompió el sobre y desesperado sacó la imagen de la Virgen María del pesebre y la puso en una bolsa de plástico que luego escondió entre la ropa de su cómoda. A continuación Jaimito con una expresión “extraña” en su rostro escribió una nueva carta.

Jesús: Tengo a tu madre. Si quieres volver a verla, deja una bici al lado del pesebre. Por cierto no lo comentes con nadie, en especial con la policía. Jaimito

Nos reímos porque es un cuento, pero ¿Cuántas veces actuamos así con Dios? Primero le pedimos poniendo como garantía a nuestra petición todos nuestros logros y buenas obras. Si no funciona, apelamos a su amor y misericordia, con el único fin de que el chantaje emocional surja efecto y conseguir así lo que nos interesa.

Cuando comprobamos que Dios no se deja manipular, acabamos confesando nuestra realidad, pero no con arrepentimiento o ganas de cambiar nuestra conducta, sino simplemente como formula que creemos puede ablandar Su corazón.

Al final hartos de esperar su respuesta, actuamos a la desesperada y somos capaces de cualquier cosa para presionarlo.

Con nuestros hechos no llegamos tan lejos como Jaimito, pero en nuestro corazón y nuestra mente muchas veces tratamos de darle a Dios un ultimátum.

Así no funciona, ya lo dice la Palabra de Dios,

“Pides y no recibes, porque pides mal…”


… Algo Sobre El Amor…

¡Saludos!!!

 

… La Biblia es muy clara al hablarnos de lo que realmente significa la palabra AMOR.

En realidad Dios no se va con rodeos y lo dice tal cual. Muchas veces nos encontramos con que eso que pensamos que es “amor” no cumple ni una de las características que Dios nos da. Cuando leemos esta definición, es fácil compararla con lo que Jesús era. Sabemos que Dios es amor y todas estas pautas Él las cumple. Pero más allá de eso, en la Biblia tenemos algunos datos, unos tips para darnos cuenta si eso que creemos que es amor en realidad lo es.

… Y también tienes un dato de lo que deberías estar buscando para tu vida. Y por supuesto lo que tu deberías entregarle a los demás. Y es que Pablo, en una de sus Cartas a los Corintios nos habla al respecto, permíteme resaltar al respecto…

Corintios 1.13

“Si hablo las lenguas de los hombres, y aun las de los ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que retiñe. Y si tengo el don de profecía, y entiendo los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas; y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada. Y si reparto entre los pobres cuanto poseo, y aun si entrego mi cuerpo para tener de qué enorgullecerme, pero no tengo amor, de nada me sirve.

Tener amor es saber soportar, ser bondadoso; es no tener envidia, no ser presumido, orgulloso, grosero o egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, soportarlo todo.

El amor nunca dejará de ser. Un día cesarán las profecías, y no se hablará más en lenguas ni será necesaria la ciencia. Porque la ciencia y la profecía son imperfectas y tocarán a su fin cuando venga lo que es perfecto.

Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como un niño; pero al hacerme hombre dejé atrás lo que era propio de un niño. Ahora vemos de manera borrosa, como en un espejo; pero un día lo veremos todo como es en realidad. Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día lo conoceré todo del mismo modo que Dios me conoce a mí. Hay tres cosas que permanecen: la fe, la esperanza y el amor; pero la más importante es el amor.

Ya lo sabes. Ojala entiendas cada palabra… no hay que ser egoístas ni presuntuosos… luchemos por lo que soñamos, aprendamos a perdonar y a comprender… aprendamos a estar en las buenas y en las malas… confiemos en el prójimo, en el ser amado… en el amigo.

Aprovechemos la oportunidad que nos da Dios al darnos vida y, al darnos vida, nos da la oportunidad de compartir, de perdonar… De amar… y es que ése es el camino a la felicidad, porque el amor es el arma más pura que puede existir… no hace daño… no busca lastimar… más bien busca la felicidad del prójimo, del amigo… del ser amado…

Que la magia del amor, el brillo de la fe y el aleteo permanente de la esperanza estén siempre en tu camino.


Mis Deseos Para Navidad…

Saludos con Paz y Amor!!!

Como la Navidad en sí es la dulzura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro… Contiene el deseo más genuino de que cada taza se rebase con bendiciones ricas y eternas, y de que cada camino nos lleve a la paz, a disfrutar de la vida con las pequeñas cosas que ésta nos ofrece, a dar lo mejor de uno.

Considero que básicamente, según los preceptos divinos hay que tender la mano al desamparado, ofrecer el hombro al acongojado, porque sabemos que dar es lo que realmente muestra la grandeza del corazón.

Así, en este sentido, ya faltando para Nochebuena solamente dos días, me permito acercarme a ti para desearte una Navidad diferente, una Navidad donde brille la alegría… predomine la paz… pero sobre todo tengamos mucho, mucho amor para con nosotros mismos y así poder ofrecerlo a los demás…

Sabes bien lo que es un tren… pues, quisiera ser dueño de un tren enorme, cuyo carril lleve a la meta deseada, y que sea enorme para que puedan subir todas las personas que amo, que conozco, que he tratado aunque sea por un instante… y, que a su vez, todas estas personas inviten a subir a las que aman, a las que conozcan y a las que han tratado… y, a su vez, éstas personas también inviten a lo propio a aquellas que aman, que conoce y que han tratado… y así sucesivamente… para recorrer todos juntos el camino… y así llegar cada uno a nuestro destino… y que cada una de estas personas suba al vagón que escoja, pues cada vagón tendría un nombre diferente… y que se queden ahí… para siempre… Y, es que quisiera que cada vagón fuera diferente para hacer sentir muy feliz a toda esta gente…

… Te preguntarás por qué cada vagón tendría un nombre diferente, pues ahora te lo digo… con todo el corazón… los nombres serían… paz, amor, felicidad, prosperidad, fe, éxito, esperanza, amistad, solidaridad, fuerza, dedicación, sensibilidad, caridad, apoyo, carisma, humor, liderazgo, risas, ternura, compasión, carcajadas y emoción, y también… ¿Por qué no? quizás un poco de dolor, para que así podamos valorar a todos los vagones por los que hemos de pasar… cada uno de ellos lo disfrutaremos y ahí conocerás el valor de la amistad… ¡Y estoy seguro que no querrás, de mi tren jamás bajar!!! Pero yo no quisiera que solo fuera en Navidad, quisiera todo un año para poderte demostrar que el espíritu navideño sí puede perdurar… sólo es cuestión… de que tú quieras, a mi tren abordar… y ser parte del sueño para convertirlo en realidad… Quisiera esta Navidad poderte regalar todo eso y mucho más, pero lo más importante que yo quiero que tengas… es el corazón con las puertas muy abiertas… para dejar entrar la luz de una estrella… una estrella llamada Jesús… y que nunca, nunca te alejes de ella… pues sólo con Él encontrarás la Navidad eterna.

¡Feliz Navidad para ti y para todos tus seres queridos!!!

Te desea con todo el corazón


La Comprensión…

Saludos!!!

Un tópico que, a pesar de ser fácil de conllevar, como seres humanos dejamos de lado y a amistades, familiares y hasta a nuestra pareja cerramos nuestra capacidad de comprensión, que, de darse habitualmente, las relaciones personales con las demás personas serían fabulosamente exquisitas… Así, el matrimonio está compuesto por un “par” de personas, de ahí viene el término “pareja”. Connota las ideas de andar juntos, de tener ideas comunes, de sentimientos afines. Ejemplos de parejas: los enamorados ¡No pueden estar el uno sin el otro!!! Allí hay comprensión. Otro tanto sucede con los amigos. ¿Qué significa “comprensión”? Tolerancia, aguante, resistencia, particularmente en los momentos difíciles. ¿Hemos visto a las parejas de enamorados? Se aguantan todo, se apoyan en todo, incluso se justifican todo. ¡Eso es comprensión!

Un matrimonio supone relación de pareja. Si no existe ésta entonces no hay que esperar nada positivo, más bien todo lo contrario. Puede haber –y de hecho existen- matrimonios que no son pareja. Por ejemplo, hay matrimonios que en la calle cada uno anda por su lado, como si fueran desconocidos. Parece, incluso, como si tuvieran vergüenza el uno del otro. Cuando se llega a ese punto ¿se puede hablar de una relación de pareja?. La respuesta ya la sabemos.

Hoy te alcanzo algo al respecto, que espero te sirva…

Siempre con mis mejores deseos…

LA COMPRENSIÓN

Cuando alguien se siente comprendido entra en un estado de alivio, de tranquilidad y de paz interior. ¿Qué hacer para vivir este valor en los pequeños detalles de la vida cotidiana?

¡Quiero que me comprendas! Cuántas veces hemos tenido la necesidad de encontrar a alguien que escuche y comparta nuestros sentimientos e ideas en un momento determinado. Cuando nos sentimos comprendidos entramos en un estado de alivio, de tranquilidad y de paz interior. Pero, ¿somos capaces comprender a los demás? ¿De procurar dar algo más que un simple: “si te comprendo”?

La comprensión es la actitud tolerante para encontrar como justificados y naturales los actos o sentimientos de otro. Es en este momento nos percatamos que la comprensión va más allá de “entender” los motivos y circunstancias que rodean a un hecho, es decir, no basta con saber que pasa, es necesario dar algo más de nosotros mismos.

Podemos “saber ” que un empleado nuestro comete errores con cierta frecuencia, “justificamos” este hecho debido a una falta de conocimiento, lo cual determina sus fallas como involuntarias y observamos la necesidad urgente e inmediata de brindar la capacitación correspondiente. El justificar se convierte en una disculpa, en una atenuante que nos hace ubicar el problema en su justa medida, por lo tanto, la comprensión nos lleva a proponer, sugerir o establecer los medios que ayuden a los demás a superar el estado por el que actualmente pasan.

El ser tolerantes no significa ser condescendientes con lo sucedido y hacer como si nada hubiera pasado, la tolerancia debe traducirse como la confianza que tenemos en los demás para que superen sus obstáculos. El padre de familia que retira todo su apoyo a los hijos hasta que mejoren sus calificaciones, condiciona su comprensión a resultados, y no al propósito, al esfuerzo y al empeño que se pongan para lograr el objetivo.

Ver con “naturalidad” los actos y sentimientos de los demás, es la conciencia de nuestra fragilidad, la convicción de saber que podemos caer en la misma situación, de cometer los mismos errores y de dejarnos llevar por el arrebato de los sentimientos.

La mayoría de las veces los sentimientos juegan un papel importante y debemos ser cuidadosos. Una persona exaltada, triste o francamente molesta esta sujeta a la emoción momentánea, lo cual reduce su capacidad de reflexión, con la posibilidad latente de hacer o decir cosas que realmente no piensa ni siente. Cada vez que alguien pide comprensión, a través de palabras o actitudes, busca en nosotros un consejo, una solución o una idea que lo haga recuperar la tranquilidad y ver con más claridad la solución a su problema.

El comprender no debe confundirse con un “sentirse igual” que los demás, esto puede suceder con las personas a quien les tenemos cierta estima, pero, ¿Qué pasaría con quienes no tenemos un lazo afectivo? Es necesario enfatizar que la comprensión, es y debe ser, un producto de la razón, de pensar en los demás, “de ponerse en los zapatos del otro”, sin hacer diferencias entre las personas. Si alguna vez nos hemos visto incomprendidos, recordaremos el rechazo experimentado y como nos sentimos defraudados por la persona que no supo corresponder a nuestra confianza.

Existen un sinnúmero de oportunidades para vivir el valor de la comprensión. En las situaciones cotidianas tenemos a tendencia a reaccionar con impulsos, por ejemplo: cuando no esta lista la camisa que pensábamos usar; si llegamos a casa y aún no han terminado de preparar la comida; una vez más los hijos han dejado sus juguetes esparcidos por toda la casa; los compañeros de clase que no terminaron a tiempo su parte del trabajo en equipo; el informe para la oficina que tuvo errores y se retrasó; etc.

Si deseamos hacer nuestra comprensión de manera consciente, debemos pensar un momento si hacemos lo necesario para:

- Aprender a escuchar y hacer lo posible para no dejarnos llevar por el primer impulso (enojo, tristeza, desesperación, etc.)

- No hacer juicios prematuros, primero se deben conocer todos los aspectos que afectan a la situación, hay que preguntar. No basta decir que una persona es poco apta para un trabajo.

- Distinguir si es una situación voluntaria, producto de los sentimientos o de un descuido. En cualquier caso siempre habrá una forma de prevenir futuros desaciertos.

- Preguntarnos que haríamos y como reaccionaríamos nosotros al vernos afectados por la misma situación.

- Buscar las posibilidades y opciones de solución. Es la parte más activa de la comprensión, pues no nos limitamos a escuchar y conocer que sucede.

- Dar nuestro consejo, proponer una estrategia o facilitar los medios necesarios que den una alternativa al alcance de la persona.

La comprensión no es algo para ejercitar en situaciones extremas, se vive día a día en cada momento de nuestra vida, con todas las personas, en los detalles más pequeños y en apariencia insignificantes.

¡Qué importante es la comprensión! Podemos afirmar que es un acto lleno de generosidad porque con ella aprendemos a disculpar, a tener confianza en los demás, y por lo tanto, ser una persona de estima, a quien se puede recurrir en cualquier circunstancia.


La Paciencia… Un Regalo Que Debemos Hacernos…

Saludos!!!

… Juan Jacobo Rosseau, gran filósofo francés en la época de la Revolución de ese lugar, dijo acertadamente… “La paciencia tiene un sabor amargo, pero su fruto es dulce…”

Si a ello agregamos lo que dijo el maestro católico San Agustín… «la paciencia es la virtud por la que soportamos con ánimo sereno los males». Y añadía: «no sea que por perder la serenidad del alma abandonemos bienes que nos han de llevar a conseguir otros mayores»… Llegamos a que esta virtud lleva a soportar con buen ánimo, por amor a Dios, sin quejas, los sufrimientos físicos y morales de la vida. Frecuentemente tendremos que ejercerla sobre todo en lo ordinario, quizá en cosas que parecen triviales: un defecto que no se acaba de vencer, aceptar que las cosas no salgan como nosotros querríamos, los imprevistos que surgen, el carácter de una persona con la que hemos de convivir en el trabajo, gentes bien dispuestas pero que no entienden, aglomeraciones en el tráfico, retraso de los medios públicos de transporte, llamadas imprevistas que impiden terminar el trabajo a su hora, olvidos… Son ocasiones para afirmar la humildad, para hacer más fina la caridad….

Veamos algo sobre la paciencia, como regalo que debemos hacernos a nosotros mismos en estas fiestas…

Siempre con el mejor ánimo, te deseo que tengas un gratificante día…

La Paciencia

Actualmente, nuestras vidas se desarrollan a un ritmo acelerado. A tal punto que todo pasa por hacer y llegar con prisa, también para resolver nuestros asuntos personales y del trabajo, surgiendo muchas veces roces con personas que a lo mejor pudiéramos evitar.

Lo que ocurre es que todo lo que queremos tiene que ser “ya”, ocasionando que nuestra vida cotidiana no tenga sensatez y uno sea menos amable hacia los demás. Tal es así, que todos estamos inmersos en una época denominada “prisa”. Aquí debemos detenernos y pensar un poco sobre el valor de la paciencia, ya que sino nos sentiremos cada vez más molestos con esa carrera que llevamos, y que es nuestra propia vida, y que es única.

Por lo tanto, podemos definir a la paciencia como el valor que nos hace como personas: tolerar, comprender, padecer y soportar los contratiempos y las advertencias con fortaleza y por ende sin lamentos; esto es posible porque uno aprende a actuar acorde a cada circunstancia, moderando las palabras y la conducta en esos momentos.

De igual manera no debemos confundir lo que se llama indiferencia e insensibilidad con las actitudes de paciencia. Esto siempre ocurre cuando nos encontramos con personas que a nuestro criterio son molestas y fastidiosas, y escuchamos aparentando tener una actitud paciente y efectivamente lo que buscamos es evadir de esa situación lo más rápido posible. Y obviamente tratando de que no se den cuenta, para no herir sus sentimientos.

Por otra parte, el no detenerse a considerar las posibilidades reales de éxito, tiempo y esfuerzo que se necesitan para alcanzar un determinado fin, es el principal obstáculo del desarrollo de este valor y se denomina impaciencia. Tal es así, que uno debe moderarse y entender de nuestros alcances para evitar cargarse de demasiados compromisos que posiblemente no los podrán efectuar.

Por ejemplo, el ahorrar puede ser una forma de medir nuestra paciencia, pero si quitamos de vista nuestro objetivo, nuestra meta será cada vez más inalcanzable y lejana. O bien la paciencia para educar a nuestros hijos, ya que son más traviesos de lo que uno muchas veces se espera, pero el verdadero reto es tener la habilidad para educarlos tolerantemente y de la mejor manera posible.

Sin embargo, podríamos decir que el hecho de soportar y tolerar las contrariedades más inesperadas, también constituyen retos, aunque de menor importancia pero que hacen al desarrollo de la paciencia. Tal es el caso de sobrellevar inclemencias del tiempo, ser comprensivos en la realización de tareas junto a otras personas, ante la falta de sus experiencias, conocimientos para realizarlas efectivamente, entre otras. Si en cualquiera de ellos nos obsesionamos, el resultado puede ser totalmente el opuesto al deseado, por lo que se recomienda ser pacientes, ya que ella nos enseña la manera por la cual debemos hacer las cosas.

Recuerda, ten buena predisposición para acudir a aquellos lugares donde siempre para ti son perdidas de tiempo, porque ello puede disgustarnos innecesariamente. Otra cuestión es no mostrar impaciencia y hacer cosas de mala gana, ante el pedido de favores. Ante ello se recomienda que esa actividad se cuente como fija, dentro de nuestro tiempo y quehaceres, ya que de esa manera será posible realizarla de manera agradable.

Las reacciones espontáneas no tienen una finalidad precisa, por lo cual se recomienda tomarse un tiempo para escuchar, razonar y en el momento más indicado actuar o emitir la opinión más acertada a la circunstancia. Si nos olvidamos de esto, nos ganará la desesperación.

Pero, ¿cuáles son los verdaderos estímulos que ganamos de ser pacientes? La verdad es que son múltiples, desde el mantenimiento y mejora relacional con nuestra pareja, hijos y compañeros de trabajo; hasta las amistades más duraderas.

Así la persona que vive pacientemente, logra comprender mejor la naturaleza de los sucesos, creando paz y armonía a su alrededor. Es decir, que posee la sensibilidad para afrontar todas aquellas contrariedades conservando la calma y por ende, su equilibrio interior.

Tal es así, que una vez conocida o presentida una dificultad que es preciso superar o algún bien deseado que tarda en llegar, soportaremos las molestias presentes con serenidad. Y nos ayudará a moderar los excesos de tristeza y a esperar con calma el bien deseado.


Ghandi…

Saludos… Saludos…

Un encargo especial por este día… viernes…

Que tengas un feliz fin de semana, con una sonrisa y el corazón…. ¡Alegre!!!

EL ESPEJO

(GHANDI)

Le preguntaron a Mahatma Gandhi, cuáles son los factores que destruyen al ser humano??…

Él respondió así:

La Política sin principios,

el Placer sin compromiso,

la Riqueza sin trabajo,

la Sabiduría sin carácter,

los Negocios sin moral,

la Ciencia sin humanidad y

la Oracion sin caridad.

… La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si yo estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si yo les sonrío; que hay caras amargas, si yo estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente es enojona, si yo soy enojón; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido!!..

La vida es como un espejo:

Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa!!…

O sea, que la actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida, tomará ante mí!!..

¡¡¡”EL QUE QUIERA SER AMADO, QUE AME”!!!….


La Tolerancia… Requisito para la Paz…

Saludos!!!

Como un arrebato de optimismo… en esta linda época en que soñamos con una gran comunidad en que los ancianos vivirían tranquilos sus últimos días; los niños crecerían sanos; los viudos, las viudas, los huérfanos, los desamparados, los débiles y los enfermos encontrarían amparo; los hombres tendrían trabajo, y las mujeres hogar; no harían falta cerraduras, pues no habría bandidos ni ladrones, y se dejarían abiertas las puertas exteriores; diríamos que logramos conquistar un brillo personal y universal… te alcanzo hoy sobre un deseo intenso que tenemos todos, un deseo en el que podamos tolerarnos unos a otros, y sobre todo tener esa tolerancia con nosotros mismos…

Con el beneplácito de sabernos vivos y que podemos ser mejores… mejores para ser felices, te deseo un día lleno de satisfacciones…

Buscando Tolerarnos

El mundo sueña con la tolerancia desde que es mundo, quizá porque se trata de una conquista que brilla a la vez por su presencia y por su ausencia.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua da la definición de la «tolerancia» en manera siguiente: «Tolerancia…acción o efecto de tolerar.»

Otro significado es «respeto y consideración hacia las opiniones o prácticas de los demás, aunque repugnen a las nuestras. »

Además, el verbo «tolerar» es definido como: «sufrir, llevar con paciencia» y «permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente.» (Juzgando a nosotros cuando dicen tal cosa).

Se ha dicho que la tolerancia es fácil de aplaudir, difícil de practicar, y muy difícil de explicar.

Aparece como una noción escurridiza que, ya de entrada, presenta dos significados muy distintos: permitir el mal y respetar la diversidad.

Su significado clásico ha sido «permitir el mal sin aprobarlo».

¿Qué tipo de mal? El que supone no respetar las reglas de juego que hacen posible la sociedad. Si algunos no respetan esas reglas comunes, la convivencia se deteriora y todos salen perdiendo.

Por ello, quien ejerce la autoridad -él gobernante, el padre de familia, el profesor, el policía, el árbitro- está obligado a defender el cumplimiento de la norma común.

Shakespeare hace un elogio: “bendice al que tiene la tolerancia y al que la recibe”. Hay una tolerancia propia del que exige sus derechos.

¿Cuándo se debe tolerar algo?

La respuesta genérica es: siempre que, de no hacerlo, se estime que ha de ser peor el remedio que la enfermedad. Se debe permitir un mal cuando se piense que impedirlo provocará un mal mayor o impedirá un bien superior.

La segunda acepción de tolerancia es «respeto a la diversidad».

Se trata de una actitud de consideración hacia la diferencia, de una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta de la propia, de la aceptación del pluralismo.

Ya no es permitir un mal sino aceptar puntos de vista diferentes y legítimos, ceder en un conflicto de intereses justos. Y como los conflictos y las violencias son la actualidad diaria, la tolerancia es un valor que necesaria y urgentemente hay que promover.

La tolerancia pasiva equivaldría al «vive y deja vivir», y también a cierta indiferencia. En cambio, la tolerancia activa viene a significar solidaridad, una actitud positiva que se llamó desde antiguo benevolencia.

Los hombres, dijo Séneca, deben estimarse como hermanos y conciudadanos, porque «el hombre es cosa sagrada para el hombre».

Su propia naturaleza pide el respeto mutuo, porque «ella nos ha constituido parientes al engendrarnos de los mismos elementos y para un mismo fin».

Séneca no se conforma con la indiferencia: La benevolencia nos prohíbe ser altaneros y ásperos, nos enseña que un hombre no debe servirse abusivamente de otro hombre, y nos invita a ser afables y serviciales en palabras, hechos y sentimientos

Es aquí donde surge el problema de la tolerancia. Respecto del conocimiento del otro, yo estoy obligado a tener respeto. Hoy día, se habla con frecuencia acerca de la tolerancia.

Se puede acercarse a este tema general desde distintos ángulos o puntos de vista. Algunos discursan sobre la tolerancia política. Otros se preocupan por la tolerancia social o cultural.

En nuestra vida cotidiana, creo que los que menos nos toleramos somos nosotros en la familia, con nuestros hijos, con nuestros padres, hermanos y nuestra pareja,, pero lo más preocupante… muchas veces con nosotros mismos.

En este mundo cambiante no hay lugar para verdades absolutas. Querer ver y juzgar al hombre desde una sola y única perspectiva es una visión reduccionista y limitante que conduce inequívocamente a la confrontación. La única manera de avanzar como seres humanos y como sociedad, es trabajar unidos en un ambiente de paz, al cual se arriba por medio de la tolerancia.

Es por ello que desde los organismos internacionales y desde cada una de las naciones, parten estrategias para mejorar las relaciones humanas en el ámbito de la familia , la escuela y de la sociedad.

El hombre desde el principio de la historia tuvo que unirse en grupos para sobrevivir y realizar grandes obras. Baste imaginar que solo por medio del trabajo colaborativo fue posible levantar pirámides, templos, palacios, puentes y ciudades majestuosas como las de civilizaciones antiguas. Sin embargo, este hecho pasó desapercibido y el hombre no entendió que solo con la unión era posible lograr odiseas; así, en medio de su indiferencia dejó aflorar sentimientos negativos que fueron “leña verde” para el inicio de conflictos bélicos que más tarde pondrían fin a grandes imperios.

Dado que el ser humano no suele conservar en la memoria las experiencias del pasado, está destinado a repetir su historia. Hoy día, conociendo la existencia de armas nucleares que posibilitan la muerte del planeta y la extinción de la humanidad en unos cuantos segundos, el hombre por fin está tomando conciencia de que el único camino viable para avanzar, crecer y construir la paz es la tolerancia. Y es aquí donde nos adentramos en este principio sin el cual la convivencia pacífica y la sobrevivencia del hombre sobre el planeta serán imposibles.

Se ha dicho que la tolerancia es difícil de practicar, pero aún más difícil de explicar, ya que como concepto presenta dos significados totalmente opuestos:

Por un lado la tolerancia es vista como la acción o el efecto de tolerar algo o a alguien; en este sentido se puede entender que es aceptar a quien infringe la norma implantada por un determinado grupo social. Sin embargo, ¿quién podría con certitud diferenciar el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto y lo legal de lo ilegal, cuando por momentos se creyera que el universo mismo está de cabeza? Pareciera que el hombre ya no es capaz de profundizar en su interior y tocar las fibras de un alma que, aunque la ciencia no haya podido a la fecha descubrir exactamente en qué parte del cuerpo radica, sabe que es el timón que dirige su conducta guiándolo hacia la luz y alejándolo de las tinieblas.

La humanidad ha tolerado barbaries como el Holocausto sin emitir una sola palabra; ¿pensaría acaso que estaba aconteciendo lo correcto? O más aún, ¿que lo correcto era “poner la otra mejilla”? Y, si los aliados entonces hubiesen querido “ojo por ojo” ¿existiría aún la raza humana? Al respecto Shakespeare escribe: “En este mundo, hacer el mal está a menudo bien visto, y obrar bien puede ser locura peligrosa.”

Así pues, arribamos a la conclusión de que la tolerancia tiene límites que hacen posible la sana convivencia entre los hombres; de tal modo, las acotaciones de la tolerancia son declaradas por los grupos sociales y son tan diversas como el hombre mismo. Lo que si queda muy claro es que sus límites se alcanzan cuando se transgrede el respeto y la libertad del prójimo.

Por otro lado, tolerancia significa la aceptación y el respeto por la diversidad de culturas, razas, tendencias sexuales, creencias religiosas e ideologías políticas. La tolerancia es una actitud de consideración, aceptación y disposición a admitir en los demás una manera de ser y obrar distinta a la propia, en suma: una toma de conciencia sobre la existencia del pluralismo.

La tolerancia como menciona Latapí Sarre, es permitir al opuesto sumarse a un propósito común sin pretender eliminarlo y sin dejar de ser opuesto o diferente. Es sumar esfuerzos en un solo sentido, aportando cada individuo lo mejor de sí en beneficio de todos. Es trabajar conjuntamente con el que es, o con el que piensa distinto, valor dándonos bajo los mismos parámetros que al prójimo, enfatizando aciertos y superando carencias en aras del bien común.

Sería muy fácil lograr el entendimiento de todos los hombres aceptando puntos de vista diferentes si cada persona fuera autónoma y viviera aislada; es decir, si no tuviera necesidad del “otro” y si sus acciones no interfirieran con las del “otro” en ningún sentido. No obstante, la realidad nos muestra que vivimos en una continua interdependencia, por lo que debemos conciliar intereses y mediar conflictos como parte de la dinámica cotidiana, ya que en las relaciones humanas, la única manera de afirmarnos es reconocer con humildad que requerimos de los otros; es reconocer que nadie tiene la verdad absoluta y que muchas metas solo pueden ser realizadas cuando se logran conciliar intereses opuestos.

Puesto de esta manera, se entiende que la tolerancia solo es concebible bajo tres premisas:

Aceptación de la diversidad

Inclusión del pluralismo

Negociación de intereses.

En 1995 los trabajos de la UNESCO concluyeron designando a ése como el Año de la Tolerancia, acordando también celebrar el 16 de noviembre como Día Internacional de la Tolerancia; esta medida ha pretendido desde sus inicios, lograr una formación mundial en valores. Para este organismo la tolerancia supone el acceso a la educación para todos, dado que la intolerancia tiene generalmente sus raíces en la ignorancia y en el temor a lo desconocido.

La tolerancia entendida como respeto y consideración hacia la diferencia, como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, como compresión y flexibilidad, o como una actitud de aceptación del legítimo pluralismo, es a todas luces un valor de enorme importancia; es asimismo una condición necesaria para la paz entre los individuos, por lo que se hace indispensable el fomento de una cultura para la paz, que debe iniciar en los adultos y principalmente en todos aquellos docentes que tienen ante sí la enorme responsabilidad de formar ciudadanos.

Ser tolerante es ante todo adquirir convicciones firmes y valores profundos, aceptando a la oposición como “el que piensa diferente”, conciliando intereses para convenir la inclusión de todos.

Hagamos un esfuerzo… tolerémonos.


El Tesoro Del Perdón…

Saludos!!!

… El perdón es el secreto para tener relaciones contentas y buena voluntad el uno con el otro. Y debemos recordar que el perdonar trae contentamiento a nuestros propios corazones, pues nos libera del peso del rencor. Es pues, por eso que Cristo lo enfatizó, “perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.

Te alcanzo hoy algo que tiene que ver con el Perdón… por favor míralo con ojos de vida común…

Espero sea de tu agrado…

Que te vaya siempre todo bonito.

El Tesoro Del Perdón

El perdón no es un simple mecanismo para liberar de culpa a quien nos ofendió, el perdón es un mecanismo para que uno sea libre de la amargura que dejó esa acción en su corazón. Uno puede decidir perdonar a alguien, que no está arrepentido de verdad de haberme dañado, porque mi intención al perdonar, no es que esa persona quede libre de culpa, si no que uno mismo queda libre en su interior, de tal manera que tenga paz, que pueda vivir bien, que haya desatado la amarra que lo tenía detenido en el puerto.

Es muy importante saber, que el perdón no exime de culpa al ofensor, sino que libera al ofendido. Cada uno de nosotros necesitamos decidir perdonar, para ser libres de las heridas del alma.

He escuchado muchas veces la frase: “yo perdono, pero no olvido”, y pensamos seriamente que si no olvidamos, es debido principalmente a que realmente no hemos perdonado, pero esto también es un error, el perdón no implica nunca que olvidemos todo, el perdón no produce amnesia, no es indispensable que olvidemos para perdonar, uno puede perdonar y estar consciente del daño que se le hizo, pero ha decidido que ya no le va a afectar nunca más en su vida.

Hay un punto muy importante: y es que podemos decidir perdonar, tomamos la decisión de ya no traer al presente las cosas pasadas, incluso nos mantenemos firmes en la decisión de no criticar, ni agredir a la persona que nos ofendió. Sin embargo, no podemos decidir dejar de sentir. Si quieres de verdad, que se vaya lejos lo que sientes, no depende exclusivamente de ti, pero no es imposible dejar de sentir.

Cuando decidas perdonar de una vez a alguien, es indispensable que lo confieses con tu boca… no pienses en el perdón, habla del perdón, no importa que te encuentres sin compañía… quizás vas en tu automóvil escuchando música y pienses: “si yo necesito perdonar, yo debo perdonar, yo quiero ser libre de la culpa que otra persona me hizo a mí en su momento”, pero no es suficiente que lo pienses, hay que confesarlo con tu boca, aunque estés sin compañía en un lugar, que salga de tu boca libremente, hay una marcada diferencia inmensa entre pensarlo y hablarlo; con nuestra boca tenemos el poder para la vida y poder para la muerte, poder para atar y poder para desatar. ¡Confiésalo!, cuando lo digas, sentirás esa libertad, ese peso extra que se va, tal vez acompañado de lágrimas, tal vez acompañado de tristeza y de llanto, pero finalmente serás un ser libre.

Buscando y rebuscando, he encontrado que los pasos principales para perdonar a alguien son los siguientes, a saber:

a. Identifica plenamente la herida específica que te hicieron, y la persona que te la hizo.

b. Decide perdonarla a pesar de lo que sientes en tu corazón.

c. Confiesa con tu boca ese perdón aunque estés sin compañía, no tienes que ir a decírselo a aquella persona; lo puedes hacer en la privacidad donde te encuentras en ese momento. El perdón es personal, no implica que lo sepa la persona que ha ofendido… por eso es que el perdón tiene un valor inmensamente liberador…

d. Uno podría ir y decirle a alguien: “te perdono por esto y aquello”, y aquella persona decir: “pues mira si te lo puedo volver a hacer lo repito otra vez”.

e. Recuerda que el perdón no es para liberar de culpa al otro, sino para que uno mismo sea libre de las heridas del alma.

f. Acércate a Dios y dile desde el fondo de tu alma: “Señor, yo decido perdonar, quítame lo que siento, borra de mi corazón estas heridas, dame un corazón nuevo, te entrego el mío, ven a mi vida Jesucristo a ti te lastimaron profundamente, a ti te dañaron y te atreviste a decir a tu padre: “perdónalos por que no saben lo que hacen”, ¡Señor, yo te digo hoy perdona a tal persona, por que me lastimó profundamente, y llévate de mi corazón este amargo sentimiento!, “yo hago mi parte, tu haz la tuya”.

También nosotros hemos lastimado a mucha gente, con intención o sin ella, hemos herido profundamente el alma de nuestros seres queridos; hay que pedirles perdón. Las situaciones que recordamos en las que estamos conscientes que los hemos ofendido, necesitamos anotarlas, y debemos decirles: “perdóname”.

Si no puedes ir, haz uso de una llamada telefónica, de una carta, de un correo electrónico o de una tarjeta de disculpa, y dile a quien has ofendido, desde el fondo de tu corazón: “yo te lastimé en aquella ocasión, con esto y con esta otra situación, te pido de corazón que me perdones”, si la persona lo perdona o no ese no es problema suyo, usted ya es libre de ese nudo, que lo tenía amarrado en su corazón. Tú y yo no podemos decidir que los demás desaten sus propios nudos.

El perdón es un mecanismo para que nuestro corazón sane de las heridas, para que nuestra alma brille, para que nuestra vida vaya en aumento, para que podamos desarrollar este potencial que poseemos y que nadie nos puede ni podrá quitar nunca, salvo Nuestro Señor, cuando nos llegue el momento.

Recuerda siempre esto… es la base del perdón… nadie es infalible… nosotros, por lo tanto no lo somos… podemos errar y cometer actos que puedan lastimar a quienes amamos… y como entes lesionadores, lastimamos a esos seres, ya sea sin querer o, tal vez conscientemente, pero,, después de tal acto, no nos sentiremos bien ni mucho menos mejor… todo lo contrario, porque nuestra conciencia estará presente y nos reclamará al respecto… y… si nosotros necesitamos ser perdonados por los errores o fallas que cometemos… ¿por qué no podemos también perdonar? Porque, tanto en uno como en otro caso, nos liberaremos si hacemos lo correcto… pedir perdón si es que somos los ofensores o perdonar si somos los ofendidos… en el primer caso, nos damos cuenta de que la humildad es mejor que la soberbia, pues tratamos de reparar algo mal que hicimos… en el segundo caso, nos liberamos del peso del rencor o del resentimiento, pues dicho sentimiento no nos dejar ver las cosas tal como son…

¡Ayyy!!! La falta de perdón, cuando necesitamos hacer uso de él, es como un veneno que tomamos a diario a gotas pero que finalmente nos termina envenenando.

Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro sin darnos cuenta que los únicos beneficiados somos nosotros mismos.

El perdón es una expresión de amor.

El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.

No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.

Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo.

El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó.

La falta de perdón te ata a las personas desde el resentimiento. Te tiene encadenado.

La falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes.

El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario.

Muchas veces la persona más importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas.

“La declaración del Perdón es la clave para liberarte”.

¿Con qué personas estás resentido?

¿A quiénes no puedes perdonar?

¿Tú eres infalible y por eso no puedes perdonar los errores ajenos?

“Perdona para que puedas ser perdonado”

Recuerda que “…con la vara que mides, serás medido…”

En esta Navidad, hazte un regalo… aprende a pedir perdón, si es que lo necesitas… y aprende a perdonar para que puedas vivir en paz…


Jesús En La Vida Humana…

Jesús quiere hacer de ti:

Un ser importante, no en relación con el medio en que vives, sino en ti mismo.

- El valor para Jesús no estriba en que seas útil o productivo, el valor eres tú mismo.

- En Jesús eres más que un dato, eres una persona.

- Una persona con un criterio propio basado en valores absolutos, una persona que viva muy por encima del relativismo de nuestra sociedad, para que ya no seas manipulado por nadie sino que tu mismo protagonices tu propia vida.

- Un ser consciente de tu propio valor, que conozcas de dónde vienes, por qué razón existes y cual será tu futuro. Que sepas apreciar el valor real del amor, la amistad, la familia, etc.

- En Jesús, el hombre encuentra su razón de ser.

- La base de la vida, al final, es el AMOR.

¿Cuanto vales para Jesús?

Mucho, tú eres muy importante pare Él.

Jesús ha demostrado en la historia que el hombre es muy importante pues no sólo se ocupó de sus problemas sino que llegó a dar su vida por él.

Durante su estancia entre nosotros no buscó una posición ni su propio bienestar. Su ocupación fue el hombre. Amó a sus semejantes sin tener en cuenta condición, raza o situación. Fue su mejor amigo, el mismo se llamó “amigo de pecadores”.

Conocía perfectamente que el problema del hombre no es externo sino interno, que no es de estructuras sino moral.

El quiso solucionar nuestro problema. Pero antes tenía que abrir el camino.

Nosotros teníamos una deuda moral con Dios. No con un ser de cualquier manera sino con el Dios vivo cuyo carácter moral es la Ley absoluta de todo el Universo.

La JUSTICIA de Dios LE EXILA castigar el mal. Éramos enemigos de Dios.

Pero Jesús cargó sobre si toda nuestra maldad e hizo suyas todas nuestras imperfecciones. Dios castigó el mal en Jesús. En la cruz Jesús recibió el trato que nuestro pecado merecía. La justicia de Dios quedó satisfecha.


Un Regalo Por Navidad…

Saludos!!!

En el lapso que estamos surcando, tal vez atrevidamente, pero con mucho entusiasmo, me acerco hoy a ti para alcanzarte algo que ojala puedas dedicarle tu tiempo y concluir en lo que creas conveniente…

Lo hice… como un regalo por esta Navidad…

¿QUÉ DEBE SER LA NAVIDAD?…

Según los tiempos cambian, también ha ido cambiando nuestra esencia de pensamiento respecto de cómo se deben celebrar los nacimientos… y es que los nacimientos deben celebrarse justamente por lo que son y en mérito a lo que son… el hecho de tener el don de la vida debe ser motivo de deliberación constante, de agradecimiento permanente, pero, sobre todo, de reflexión firme, invariable e inquebrantable, para poder llegar a conclusiones respecto de nuestras responsabilidades y obligaciones en este lapso que nos ha tocado vivir…

Sin embargo, nos hemos acostumbrado a celebrar como si fuese un verdadero motivo de placer y reconvención con lo mundano, dando cabida a las célebres reuniones de los antiguos romanos en donde se desencadenaba toda clase de vicios, inmoralidades, desenfrenos, indecencias, incluyendo lujurias innombrables en muchos casos…

En este contexto, nos hemos desenvuelto en esta vida con el pensamiento que la Navidad es una “época de alegría” y un “momento de gozo”.

Pero…, mientras la Navidad se acerca…

¿Acaso no experimentamos lo contrario… cosas muy lejanas a la alegría y al gozo?, ¿Acaso no nos sentimos desconfortados porque nuestros días por esta época están llenos de cosas por hacer?, ¿No estamos cansados después de un largo año y los numerosos problemas y dificultades que aparecen en nuestro camino?, ¿No nos parece que la Navidad es una presión más y una demanda más de nuestro tiempo?

Por favor… detengámonos un momento, un minuto.

Es posible que pensemos que no tenemos tiempo, pero es necesario meditar un momento. Meditar sobre lo que en realidad debe ser la Navidad, esto es, experimentar la calma y la paz. Creo que así, en vez de esperar a sobrevivir las fiestas, lograremos realmente gozar este momento; tendremos que abandonar algo en nuestra ocupada vida para que podamos hacer espacio para algo mejor: la llegada de Jesús a este mundo.

Y es que siempre miramos a cada Navidad como que necesita ser más grande y mejor que la anterior, y ansiosamente tendemos a ocupar cada momento haciendo preparativos para esa meta.

Pero a veces menos es más.

Mientras menos desesperados estemos en crear una Navidad “perfecta”, más tiempo encontraremos para gozarla y vivir su auténtico sentido.

… Mientras menos estresados y presionados estemos, más felicidad y alegría llenará los momentos que nosotros y nuestros seres queridos tendremos juntos.

… La Navidad se goza mejor cuando no está centrada en las decoraciones, regalos, o festividades, sino cuando el AMOR es el centro de esta fiesta, significando esto que debemos ocupar nuestro precioso tiempo con nuestra familia y amigos de la mejor manera… recibiendo y dando AMOR.

Tristemente, el amor puede perderse entre el movimiento y el bullicio que se percibe al buscar hacer mayores gastos, lo que está tapado por las decoraciones y los regalos, las compras sin fin, y la cena y comidas de Navidad y su contenido.

La Navidad es una época de fiesta, pero, en realidad, es el AMOR la esencia de la Navidad.

La Navidad es cumpleaños de Jesús. Es la época de celebrar el regalo más grande dado a la humanidad.

Fue el amor por ti y por mí el que le trajo a la Tierra hace más de 2000 años… Fue el amor el que le dio ímpetu para caminar por nuestro mundo y ser uno de los nuestros, para vivir y morir por nosotros… El amor fue, y aún es, el centro de Su existencia… Todo lo que Él ha hecho, ha sido por amor a nosotros personalmente, y por amor a la humanidad como un todo universal… Todos nosotros significamos mucho para Él…

Y es que nunca o casi nunca hemos pensado que en toda la historia de la humanidad, para conquistar su objetivo, el único guerrero… el único luchador… el único batallador que combatió solo contra todos, pero que al final ganó una guerra, jamás utilizó arma hiriente (reflexionemos esto) ni escudo para cubrirse de sus opositores y enemigos… fue Jesús…

… El arma que utilizó fue el AMOR… y… esa arma no daña, todo lo contrario… busca el bien…

… El escudo que utilizó fue su palabra… y ese escudo en realidad daba aliento y sintonía de concordia entre sus semejantes…

… Y su meta… su objetivo… era la paz… y conquistar esa meta… no cuesta nada… pero es siempre difícil lograrla…

Por favor… en el fondo… en esencia… ésta debe ser la razón para celebrar la Navidad… si Él dio su vida por nosotros, sin conocernos, pues, siquiera menos seamos dignos de esa dedicación vital y demos y recibamos amor, para lograr, al menos algo de paz… caramba… tomemos nuestro tiempo para amar… Si lo hacemos, estaremos dándole un maravilloso regalo, y como agradecimiento, Jesús nos dará especiales regalos este año… y, si analizamos algo más en este sentido, nos estaremos dando nosotros también un regalo, lo mismo que estaremos dando el mejor regalo que podemos dar… a nuestros seres queridos…

Las festivas decoraciones, los deliciosos alimentos, los muchos regalos materiales, caerán en segundo plano y, la mayor parte de ellos, se perderán entre los recuerdos de muchas otras Navidades, pero el AMOR que habrás compartido y alimentado vivirán por siempre.

Con mucho amor… te deseo una Feliz Navidad para ti y los tuyos…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores